“¡Salve, salve gran Señora!”

Para cualquier persona del mundo entero, en términos figurativos, el lugar donde nace es su segunda madre. Otro refrán muy utilizado en nuestra cotidianidad dice: “la sangre llama”; esto se traduce en la búsqueda constante de las raíces primigenias, de la identidad perdida, debido a la abrupta separación de la tierra natal en búsqueda de mejores oportunidades económicas.

El pueblo saquisilense no es nada distinto cuando se habla de recuperar ese vínculo con su lugar de procedencia. La historia permitió que este cantón, el más pequeño de la provincia de Cotopaxi recupere su memoria histórica a través de la tradicional festividad popular andina, denominada “Fiesta en honor a la Santísima Virgen del Quinche”, realizada entre finales de Enero y principios de Febrero de cada año. Adicionalmente, estas fiestas también funcionan como elemento de unión y reencuentro de los habitantes de Saquisilí y sus descendientes, dispersos alrededor del Ecuador por su condición de comerciantes.

Los orígenes

En el común de los pueblos latinoamericanos, la religión crea el ambiente ideal para la construcción de la tradición. Todo inicia con la creencia común hacia una imagen como hito de fe y devoción. En el caso saquisilense, la historia comienza con la donación de una escultura de la Virgen, con las mismas características que la del Santuario del Quinche[1]:

Mediante el acta de entrega-recepción de donación que reposa en el archivo del despacho parroquial, celebrada el día 2 de Febrero de 1851, entre el donante señor Telésforo Salazar, su esposa Sra. Eloisa Valverde, y el entonces párroco Dr. Nicolás Cárdenas, recibió ésta donación en nombre del pueblo católico saquisilense, actuando como testigo de honor el Dr. Mariano Suárez, según las firmas de responsabilidad que constan en la referida acta … la fiesta en su honor se originó … a raíz del milagro a favor del señor Tomás Illéscas, hecho sucedido en el año 1928.[2]

A partir de aquella época, año tras año, un sincretismo de devoción y celebración popular se fusiona durante la fiesta. Junto con la cantonización en 1943, se nombra a la Virgen de Quinche como Patrona de la naciente ciudad. Cada barrio manda a esculpir el bulto de su propia virgen (hecho muy singular por cierto) para venerarla en sus pequeñas capillas mientras que la “original” se la conserva en la Iglesia matriz. Poco a poco, las demás celebraciones tradicionales fueron progresivamente opacadas por el incipiente festejo.[3]

Con el transcurrir del tiempo, los comerciantes que migraron hacia otros sectores del país en los años 50, voluntariamente se encargaron de realizar la fiesta por 28 años consecutivos, denominados “priostes de la festividad, organizados en lo que se conoció como el Comité Probanda que dio origen después al Comité Permanente de Fiestas.”[4] Por aquellos mismos años, se funda la Sociedad Obrera “Santísima Virgen del Quinche”, que cumplirá un papel fundamental por ser la comisionada a iniciar la festividad con el llamado pregón.

Para la década del 70, el priostazgo se pone en manos de la Sociedad de Damas de la Cooperativa Saquisilí hasta 1982, dónde surge la figura de “Prioste Mayor”. Año tras año, el priostazgo se transfiere a distintos barrios, instituciones u organizaciones que aceptan el reto de realizar la fiesta en conjunto con el comité permanente.

La estructura

La preparación de la fiesta prácticamente dura un año. En ella participan todos los habitantes del cantón, distribuidos en distintas funciones.

* Comité Permanente de Fiestas.- suprema autoridad irrefutable en el proceso de la fiesta; incluso, está sobre el mismo párroco al momento de tomar decisiones, a causa del legado de la experiencia que reposa dentro de la institución. Encargado de ser el planificador y coordinador de la festividad. Conformado por Presidente, Vicepresidente, Secretario, Tesorero, 3 vocales principales y 3 suplentes. Su administración dura dos años. Sus funciones son:

  • Proponer al nuevo barrio prioste para que sea merecido como prioste.
  • Guiar al nuevo prioste con sus costumbres y tradiciones.
  • Elaborar el programa de festividades.
  • Participar y coordinar los diferentes actos programados.[5]

* Sacerdote.- la naturaleza religiosa de la celebración no puede prescindir la autoridad eclesial. El párroco, figura inmersa en todos los sucesos, religiosos y no religiosos del festejo. Toma decisiones fundamentales sobre todos los actos litúrgicos: el cronograma de las novenas, el arreglo de la iglesia, la misa de fiesta y la procesión mayor.

* Prioste Mayor.- en conjunto con el Comité Permanente de Fiestas organiza la fiesta. En palabras castizas es el “gastador”. Obviamente, esta denominación es colectiva y agrupa a un conglomerado de individuos que representan a un barrio u organización. Anualmente se designa a uno nuevo en el “traspaso de priostazgo”[6]. Asumir esta dignidad implica un egreso de varios miles de dólares.

* Sociedad Obrera “Santísima Virgen del Quinche”.- tiene a su cargo la organización del pregón de fiestas, que da inicio a toda la celebración. Institución respetada por ser muy tradicional en el cantón. Fue una de las primeras en tomar con suma importancia las festividades y volverla parte del calendario anual de conmemoraciones.

* Barrios.- Aparte del prioste mayor designado para realizar la celebración a nivel de la ciudad, en cada barrio se designan priostes. Generalmente, son las personas residentes en otros sitios del territorio ecuatoriano con una gran prosperidad económica. Ellos son los designados para hacer “quedar bien” a su gente, organizando gran cantidad de eventos artísticos y culturales que se realizan durante los días de la fiesta barrial, que generalmente son tres.[7]

El desarrollo

* Pregón de fiesta.- realizado el segundo o tercer sábado de enero. Su organización tradicionalmente está a cargo de la Sociedad Obrera “Stma. Virgen del Quinche”. Es un corto recorrido por la mayoría de calles de Saquisilí durante la tarde. Los barrios participan con sus comparsas y comitivas por pedido de los organizadores de la fiesta. Al atardecer, se realiza la “Solemne Pasada con la Madre Santísima del Quinche”[8]desde el edificio de la Sociedad Obrera hacia la Iglesia para la “Santa Misa del Pregón”[9] y durante la noche hay la quemazón de la chamiza, juegos pirotécnicos y show artístico donado por el Prioste Mayor. Con este evento inician oficialmente las fiestas.

* Novenas y celebraciones.- en cada barrio se realizan las novenas en honor a la Virgen. Un hecho singular radica en el modo de realización. Luego de terminar el rezo del rosario del último día, la imagen de la “virgen barrial” es trasladada a la Iglesia matriz. Los “vecinos y vecinas” van en búsqueda de la “madre santísima” en un completo carnaval a ritmo de la infaltable banda de pueblo. Después de celebrada la misa, se regresa en procesión al barrio con el anda de la “virgencita” iluminando el paisaje con largas velas blancas, para así dar inicio a las vísperas de la fiesta, símbolo de unión y confraternidad. Durante los próximos dos o tres días, el prioste barrial ofrece lo mejor de la algarabía popular: toros de pueblo, bandas y orquestas musicales, cantantes, encuentros deportivos, etc. Todo en honor de “nuestra Madre Santísima.

* Alegre despertar.- Días previos a las comparsas y la Procesión Mayor, una banda de músicos recorre las calles invitando a la “minga” de limpieza y embanderamiento con los colores nacionales (amarillo, azul y rojo) y locales (amarillo y verde). Además se “jocha”[10] a los priostes y autoridades de cada barrio, bailando con ellos tres o cuatro piezas musicales, para que participen activamente con todos sus habitantes en el desfile del día sábado.

* Desfile de la Confraternidad Saquisilense.- Desde muy en la mañana del sábado subsiguiente, los moradores del barrio Prioste Mayor acompañados por una prestigiosa banda musical, generalmente de renombre nacional, recorre las calles del pueblo haciendo la invitación a que todos se unan a la fiesta. “A las 10 am, se hace la entrega formal de la banda de músicos al pueblo en presencia de la sagrada imagen de la Virgen del Quinche, acto durante el cual se baila el clásico pasodoble ‘Virgen del Quinche’”[11].

Doce del mediodía y el desfile inicia con gran afluencia de público. A la cabeza del mismo se encuentran las autoridades civiles y eclesiásticas del cantón, la provincia y muchas veces del país, con el guión de mando en sus manos. El sincretismo cultural y artístico es evidente. Decenas de comparsas locales, regionales, nacionales e internacionales se dan cita a exhibir sus mejores galas y la participación con sus mejores danzas. Pero, sin duda alguna, la puesta en escena del danzante y del comerciante son orgullo de todos los saquisilenses.[12] A diferencia de otros desfiles culturales, en Saquisilí no se compite por ningún premio. El gusto de bailar por devoción a la “madre santísima” es la recompensa. Al finalizar, todos los participantes se dan cita en una de las plazas[13] del cantón para la tradicional “guerra de bandas”, en dónde se puede disfrutar hasta la noche.

* Vísperas.- Durante la noche del sábado, el Prioste Mayor hace la entrega de abundantes y costosos juegos pirotécnicos y las mejores orquesta del país. Los habitantes evalúan el nivel del priostazgo según la calidad de los juegos de luces y el prestigio del invitado musical. En cada una de las plazas existen presentaciones de shows artísticos donados por los priostes barriales hasta el amanecer.

Cabe resaltar la abundante afluencia de turistas nacionales y extranjeros durante este día. Las llamadas “comparsas de la Virgen del Quinche”, son un punto de referencia en el mapa turístico, por lo menos, regional del Ecuador.

* Misa de fiesta y Procesión Mayor.- Se realiza el día domingo y es el punto central de todas las festividades. Apenas amanece, todos los pobladores contribuyen a la construcción de la ruta de la procesión con arcos, altares y “descansos”, llenos de ramas de palmas, maíz, telas de colores, frutas, animales con recuadros de la virgen. El más importante y más grande es el llamado “Arco Triunfal”, que se construye al frente de la Iglesia matriz.

La misa comienza a las 11 am. A ella acuden, en su mayoría, los saquisilenses que residen fuera de la tierra. Ellos agradecen su bonanza económica a “la madre santísima” con significativas limosnas que son administradas por el Comité Permanente de Fiestas para obras del templo y Casa Parroquial. Inmediatamente terminada la celebración litúrgica, inicia la procesión que:

dura hasta las cinco de la tarde; se luchó tanto para salir solamente con la imagen de la Stma. Virgen que está en el templo, porque antes parecía un desfile de imágenes al observar a cada barrio que salía con la suya. Ahora de la procesión se hace sólo con dos Bandas de Músicos una delante y otra detrás de la imagen de María.[14]

Al finalizar, la imagen “original” recibe una serenata por varios cantantes y los infaltables mariachis. Para finalmente entonar el himno nacional y el tradicional pasodoble de la Virgen antes de que ingrese al templo, para ser conservada hasta el próximo año.

* La marcha de agradecimiento.- También denominada “bajada de los arcos”. Durante la noche del domingo, se recorre nuevamente por las calles donde transcurrió la procesión, pero ahora bailando y bebiendo alcohol, recibiendo los frutos de los descansos, arcos y altares por parte de sus dueños. El trayecto dura varias horas, hasta la madrugada.

* Buenos días.- Todos los moradores del Barrio Prioste Mayor van por todos los barrios agradeciendo a todos quienes colaboraron con el buen desarrollo de la fiesta. Es un día especial para los priostes ya que “la tradición reza que el Barrio Prioste que aguanta la bebida y no llega ebrio al final de la fiesta es un buen prioste.”[15]

* Entrega de priostazgo.- Es el día martes, hito final de la fiesta.[16] Antiguamente se lo realizaba el día lunes, pero debido al numeroso aumento de barrios e instituciones, cambió de día. “Los priostes entrantes y salientes en presencia de la imagen de la Virgen del Quinche entregan y reciben el ‘Guión de mando’ símbolo del priostazgo”[17]. El rito se sella con un intercambio de botellas de licor y el posterior baile con la banda de pueblo.

Al finalizar la celebración, se puede entrever la entrega, fe y devoción de los priostes mayores; además de la colaboración económica que consumen durante la fiesta, son los que no descansan en ningún momento por casi un mes completo, puesto que son quienes deben estar presentes en cada una de las fiestas realizadas en los barrios, tanto urbanos como rurales, del cantón.

Notas y pie de página

[1] Los Santuarios de las vírgenes de El Cisne y Quinche son los dos más importantes del Ecuador.

[2] Comité Permanente de Fiestas Stma. Virgen del Quinche, Saquisilí Pueblo de fe (Saquisilí: Impresora Charito, 2003), 4.

[3] En Saquisilí, con el nacimiento e instauración de la fiesta de la Virgen, se dejaron de lado celebraciones como San Juan (Patrono del cantón), Corpus Cristi, La Santa Cruz, entre otros.

[4] José Villarroel Yanchapaxi, Memoria visual de Saquisilí (Quito: Ediciones Opción, 2011), 44.

[5] Comité Permanente de Fiestas Stma. Virgen del Quinche, Saquisilí Pueblo de fe, 11.

[6] José Villarroel Yanchapaxi, Memoria visual de Saquisilí, 51.

[7] Las festividades duran alrededor de un mes. Los barrios se van turnando dos o tres días de celebración.

[8] Comité Permanente de Fiestas Stma. Virgen del Quinche, Saquisilí Pueblo de fe, 13.

[9] Ibíd.

[10] El término jocha hace alusión al comprometimiento en ayuda solidaria en la fiesta, a cambio de un presente por parte del “jochador” al jochado.

[11] José Villarroel Yanchapaxi, Memoria visual de Saquisilí, 46.

[12] En la provincia de Cotopaxi, existe un conflicto identidad territorial sobre el origen del danzante. Tres cantones: Pujilí, Saquisilí y Salcedo se pelean por su adueñamiento.

[13] Saquisilí es famoso por ser un pueblo de comercio. Consta de siete plazas en su jurisdicción, en las que se realiza todo tipo de intercambio comercial, especialmente los días jueves.

[14] Comité Permanente de Fiestas Stma. Virgen del Quinche, Saquisilí Pueblo de fe, 24.

[15] José Villarroel Yanchapaxi, Memoria visual de Saquisilí, 51.

[16] A pesar que aún hay barrios que realizan sus fiestas luego de este evento.

[17] José Villarroel Yanchapaxi, Memoria visual de Saquisilí, 52.

Referencias Bibliográficas

Comité Permanente de Fiestas Stma. Virgen del Quinche, Saquisilí Pueblo de fe. Saquisilí: Impresora Charito, 2003.

Villarroel Yanchapaxi, José. Memoria visual de Saquisilí. Quito: Ediciones Opción, 2011.