¡Casi nos quiebra! (.es)

— Lo conocimos en el cumpleaños de Espe, era amigo de ella del instituto. Tu lo veías y era un tío normalito. Y pues nada, estábamos ahí y le cuento que teníamos algo de dinero para invertir y me dice que nos puede ayudar, que le pegue un toque y quedemos. Le llamo, «Hola Nicolás, que soy el que conociste en la fiesta» y tal. Quedamos para cenar y me suelta que tiene inside information — así, como en película yanqui — , y que puede duplicarnos la inversión en dos meses. Dije «¡ostia! ¡para luego es tarde!». Le doy los papeles y pasados dos meses nos plantamos en la oficina del pavo y lo encontramos corriendo de un lado a otro, con el móvil en la mano, los teléfonos sonando a saco, en la pantalla todo números rojos y flechas para abajo y ¡en nuestra cuenta sólo 5€!


N.del.A: Basado en la anécdota sobre una charla entre españoles y colombianos y la escena imaginada de cada nacionalidad ante la palabra “quebrar”.

En este contexto, para España, la acepción de la palabra es la referente a arruinar un negocio pero en Colombia (y México) se usa de manera coloquial para referirse a matar.

La otra versión: ¡Casi nos quiebra! (.mx)