Mixta, aumentada o virtual ¿cuál es tu realidad?

Tranquilo, no es una pregunta trampa, y puede tener sentido hacerla, aunque quizás aún no sepas de que te estoy hablando. Te voy a hablar un poco sobre estas tres realidades adicionales a la “realidad real” y quizás al concluir esta lectura puedas responder a mi pregunta sabiendo algo más sobre ellas.

Realidad Virtual
¡Esta es muy fácil! simplemente es aquella realidad falsa, programada y que es totalmente alternativa al mundo real. Si te sumerges en ella no interaccionas con el mundo real, solo interactuas con el mundo que han creado para ti que es completamente artificial e inexistente realmente.

Un claro ejemplo de realidad virtual es el casco PlayStation VR. Este es un casco que te sumerge mediante la imagen y el sonido en un mundo totalmente virtual con el que puedes interactuar usando unos mandos.

PlayStation VR

Realidad Aumentada
Es muy conocida gracias a “Pokémon Go” el juego de móvil que revolucionó el mundo hace dos años. Consiste en montar elementos de realidad virtual sobre el mundo real de manera que el usuario puede interaccionar con estos objetos virtuales.

En el caso de Pokémon Go puedes buscar, ver y capturar un pokemon que parecerá estar en un pasillo de tu edificio, por ejemplo. La cámara del móvil capturará la imagen del mundo real y superpondrá el pokemon en un lugar, mostrándote la composición en pantalla.

Captura de un pokemon en Pokémon Go

Realidad Mixta
Esta es la más desconocida de las realidades alternativas. Como hemos visto, la realidad virtual te permite interactuar con un mundo totalmente virtual y la realidad aumentada, con una realidad que mezcla el mundo real con la realidad virtual.

La realidad mixta va un paso más allá y además de mezclar el mundo real con la realidad virtual (como la realidad aumentada) permite pasar elementos reales a la realidad virtual (generando modelos de realidad virtual de los elementos) con los que podrás interactuar. Además, es posible que haya elementos de la realidad virtual que pasen al mundo real o que interaccionen con el mundo real. Por ejemplo, sería posible diseñar un objeto en realidad virtual y luego imprimirlo mediante una impresora 3D o, incluso, ir caminando por tu casa pero viendo en las gafas una realidad virtual en la que algunos objetos del mundo real aparecen en su versión virtual o real pudiendo interactuar con ellos de manera que haya consecuencias tanto en el mundo real como en el virtual.

Un claro ejemplo de esta tecnología son las HoloLens de Microsoft.

Ejemplo de uso de HoloLens

Estas son las 3 realidades alternativas sobre las que han ido surgiendo avances los últimos años y, aunque se contemplan muy buenos e interesantes usos que impulsarán grandes cambios en todos los ámbitos de nuestra vida, no puedo dejar de apuntar que sin su debido control y buen uso, pueden ser tecnologías peligrosas. Por ello, concluiré este artículo hablando de la gran olvidada, esa que no está de moda ni se espera que lo esté durante mucho tiempo (aunque estoy convencido de que en algún momento será tendencia).

Realidad

“Existencia real y efectiva de algo”, “Verdad, lo que ocurre verdaderamente”. Estas son las definiciones que ofrece la Real Academia Española de la lengua sobre la palabra realidad.

Ya se que no te acabo de descubrir nada del más allá, pero encuentro interesante destacar estas definiciones porque quizás en un tiempo (no tan lejano como pudiéramos creer) nos encontremos con que, las distintas realidades que hemos creado se confunden y no podemos saber si lo que está ante nosotros es una realidad virtual, mixta, aumentada o “real”, algo posible que podría llegar a ser realmente peligroso.

Por suerte ese momento aun no ha llegado y todavía queda algo de tiempo hasta que necesitemos que Neo nos rescate de Matrix. Pero ahora sí, vamos con la pregunta importante. Cuando lleguemos a ese punto ¿tú cuál elegirás? :-)