Abuelo (palabra propuesta por @frinfronfrin)

Me dolía la garganta al respirar. Me arrepentía de no haberme puesto ni la bufanda ni el gorro. Ya lo decía mi abuelo: Por la cabeza se van el calor y las ideas, así que hay que protegerla bien, que es lo más valioso que tenemos.

No me había cruzado con nadie ni con nada en las últimas dos horas. También era cierto que el día estaba patéticamente frío e ir a cazar era la última de las opciones de las personas consideradas normales.

Un zorrillo cruzó el sendero y mi instinto fue disparar, sin puntería. Corrí tras él, saltó dentro de un árbol viejo y podrido. Cuando metí la cabeza en el tronco, vi brillar dos ojos asustados y algo que colgaba de su boca. Metí la mano y recibí un mordisco, bien merecido. Lo que tenía el animal entre sus dientes era una pulserita de oro con una placa en la que ponía: Andrea. 21 de enero de 2018. ¡Ayer!. El llanto de un bebé (o una bebé) sonaba no muy lejano.