Estrategia

I'm married, le vocalicé al guiri, enseñándole mi alianza desde el otro extremo del bar, pero no le pareció importar. El camarero nos seguía trayendo cócteles exóticos de su parte, acompañados de notitas fuera de lugar. Mis amigas estaban felices, bailando y bebiendo sin parar. La borrachera premium esa noche nos estaba saliendo a todas gratis, pero el muerto recaía sobre mí. Esa situación me incomodaba.

Empezó el Karaoke. Cuando me puse a cantar como si fuera la última cosa que pudiera hacer en el mundo antes de perecer, el guiri desapareció y medio bar también.