Gata

Caminar sin rumbo por la sierra,

Acertar a ver una cala preciosa, que centellea.

Boquiabierto te quedas si buceas,

Olvidas el estrés, la ciudad y las penas.

Descubres que el cielo está lleno de estrellas.

Eliges la luna como linterna.

Guardas estos momentos en tu maleta y,

Alejándote, sientes nostalgia de su belleza,

Todo tu ser, toda su esencia.

Adiós, Cabo de Gata, no me sueltes para que vuelva.