Inefable (palabra propuesta por Mariola Dopico Rey)

La carretera las atraía para sí con fuerza. No paraban de rodar y rodar unas ruedas desgastadas y voraces, impulsadas por el viento del norte, que huía hacia el sur. Como tú y yo. El camino se hizo solo. Dentro hacía calor, Marron 5 nos acompañaba y tus risas y nuestras manitas fueron sucediéndose a lo largo de las horas. Recuerdo el olor a salitre al llegar. Inefable fue ver el mar por primera vez, con los pies salándose, intermitentemente, en las olas de febrero. La inmensidad anaranjada. Amanecía.