Mezcla

La conocí mientras tomaba un café con zumo de limón. Estaba en la mesa de al lado escuchando a Diego el Cigala desde su móvil. Era mezcla de flamenco con tango. Sonaba bien. Le pregunté y mi ristretto y su café raro, se convirtieron en cañas y luego en copas. Sabía mucho de música y de fusión. Trabajaba en una compañía de espectáculos varios y tocaba el saxofón. Una tía interesantísima. Aquella noche de lunes me llevó a un concierto de trap. Y yo, que era purista, muy de música clásica (sin más), me sorprendí moviéndome al ritmo de una especie de hip hop electrónico que me encantó. Estoy siempre esperando la invitación de Cande a conciertos de fusiones locas como su café.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.