Mujercitas

Cuando éramos pequeñas bailábamos en las fiestas del pueblo los pasodobles de Manolo Escobar y cantábamos al unísono aquello de Viva el vino y las mujeres, incluso poniéndole énfasis vocal e interpretación. En la tele veíamos a Miliki e imitábamos a esa niña que fue a jugar, pero no pudo jugar porque tenía que planchar. Y nuestras madres suspiraban con las letras de un Julio que alardeaba de que lo mejor de sus vidas se lo había llevado él.

Ahora, uno que dice llamarse Romeo, nos canta que Somos suyas y nos hace una Proposición Indecente diciéndonos que si nos falta el respeto y luego culpa al alcohol… el muchacho se pregunta que si ¿le daríamos el derecho a medir nuestra sensatez?. Y todo esto a ritmo de bachata (el nuevo pasodoble).

Y mientras un tal Maluma quiere Cuatro babies (ni una, ni dos, ni tres…), las que nos sentimos mujeres luchamos por hacer que el mundo gire para el otro lado y baile con la letra y al son de la música que nosotras queramos.