Título: Lo que aprendí de mi pingüino

Autor: Tom Michell

Fecha de publicación: 2015, Penguin Books Ltd.

Idioma original: Inglés, “The penguin lessons”

Palabras: 79,360

Tiempo estimado de lectura: 5 horas 30 minutos.


El deseo de aventura por los grandes espacios y el contacto con la naturaleza nos otorga una conciencia mucho más elevada que permite vernos a nosotros mismo como parte de todos los demás seres vivientes y nos aleja del status quo de sentirnos soberanos absolutos del planeta tierra y toda la vida que hay en él, nos da la oportunidad de sentir asombro ante un cielo estrellado o sentir compasión por un pequeño animal, indefenso y malherido.

“Lo que aprendí de mi pingüino” es un relato verdaderamente conmovedor que me hizo pensar mucho en los efectos que nuestra especie tiene en el planeta tierra, muchas veces efectos negativos ocasionados por un pensamiento fundamentalmente egoísta como un derrame de petróleo que destruye toda la vida que encuentra a su paso.
Así tambien a veces nosotros tenemos actitudes negativas y pensamientos egoístas en un plano puramente personal que como un derrame de petróleo infectan nuestros pensamientos y nuestras acciones día a día.

Un acto de compasión es lo que se necesita para limpiar ese sofocante petróleo del alma, una idea simple pero que contiene muchísimo poder y es sumamente eficaz.

Tom Michell nos lleva por un recorrido en la Argentina de los años 70 y desde una narrativa sincera, personal e inocente nos transmite sus pensamientos sobre la amistad, la compasión, la confianza, el deseo de aventura, la superación y el más sincero y puro amor que puede existir.

No hay pretensiones de grandeza en ninguna de las páginas de este libro, es emocionante leer un pensamiento tan humilde, compasivo y altruista que busca comprender las razones en las demás personas, animales y maravillas naturales otorgándoles el valor que merecen y aprendiendo por medio de la observación y la inferencia sin juzgar o condenar.

¿Cómo era posible que en un mundo tan colmado de asombrosa belleza y de maravillas de un valor incalculable, los seres humanos hubieran creado tanto sufrimiento, y no sólo para nuestra propia especie? Un tema recurrente en mis meditaciones era la esencia de lo humano, y la naturaleza de la amistad. — Tom Michell

El libro me gustó mucho y siento que es una importante lectura en nuestro tiempo que necesita con urgencia de un cambio de prioridades en las personas, por el bien de nuestro planeta y de todos los seres vivos que compartimos este espacio.


One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.