¿QUÉ TE ESTÁ ROBANDO LA ENERGÍA?

Estamos rodeados de contaminación, y no solo me refiero a la contaminación atmosférica, aunque también se podría denominar así. Te quiero hablar de la contaminación ambiental que nos envuelve en nuestra cotidianidad, en nuestro día a día, en nuestra intimidad.

Me refiero a todas esas cosas que, dos grandes admirados míos, como son Paco Yuste y Talane Miedaner, llaman “molestias”, molestias que soportamos diariamente y que, sin duda, nos están robando energía y nos distraen sin darnos cuenta, sin ser conscientes de ello.

Puedes imaginarte o, más bien, considerar que todos disponemos de una reserva o depósito de energía limitada y que a lo largo del día nuestro depósito se va consumiendo y agotando.

Todos estamos envueltos en nuestro día a día de cosas, situaciones, hábitos, costumbres, personas, comentarios… con los que convivimos y que nos resultan incómodos. Son pequeñas cosas que dejamos pasar por alto, con las que nos hemos acostumbrado a estar rodeado y que, sin embargo, su continua presencia va erosionando y desgastando de manera silenciosa nuestra energía, y lo hace tan poquito a poco que no le prestamos importancia.

Tal vez estás pensando que se trata de cosas trascendentes, notables o profundas, y no, no es ese el caso, se trata de cosas domésticas que pueden parecer intrascendentes, irrelevante o incluso banales, y es justamente ahí donde está su importancia.

Te estoy hablando de ese escritorio desordenado, esas cajas que están por ahí rodando de una esquina a otra, ese botón del pantalón que necesita ser remendado, esa bombilla que hay que cambiar, esa puerta que no cierra bien, ese ruido raro que hace el coche, esos zapatos que tienen el cordón roto… Estoy seguro de que a ti se te ocurren muchas cosas que están ahí, en tu día a día, (yo solo he puesto como ejemplo algunas de mis molestias) y que toleras y soportas con la mayor dignidad de la que puedes hacer gala.

A veces nos perdemos en las cosas grandes, en los objetivos grandes, en las acciones grandes, sin dar importancia a lo pequeño y cotidiano, pero lo cierto es que al igual que muchas pequeñas acciones dan lugar a una gran acción, y consiguientemente a un gran objetivo, estas pequeñas y aparentemente inofensivas fugas de energía diezman nuestro depósito y nuestras reservas.

Bien, pues ha llegado de tomar cartas en el asunto. Es necesario que nos sacudamos de encima todo aquello que nos resta energía y disminuye nuestra fuerza para lograr nuestro objetivo ya que, conscientemente queremos conseguir algo y ponemos todo nuestro empeño en ello, nuestra energía, pero inconscientemente, sin darnos cuenta, estas molestias, nos alejan de él, robándonos clandestinamente, como un susurro, nuestra fuerza, como una grieta en nuestro depósito de energía, irritándonos y agotándonos, y eso, no lo queremos, no nos interesa y no nos lo podemos permitir. Así que, si tomamos consciencia de ello, podemos empezar a ponerle remedio. Es una tarea sencilla aunque nadie dijo que fuera fácil.

Para ello, te propongo que te pongas manos a la obra, que te remangues, que cojas un papel y un bolígrafo y hagas una lista de todo aquello que te molesta. Tómate tu tiempo para ello, disfruta encontrando esas molestias que están a tu alrededor e incluso en ti mismo.

Quizá pueda ayudarte hacer varias categorías: ¿Qué es lo que soportas o qué es lo que te molesta en: el trabajo, el hogar, los amigos, la familia, tu propio cuerpo, tus propios hábitos, tus costumbres…?

Luego, pregúntate; ¿Qué puedes hacer para eliminarlas?

Seguramente, algunas cosas de la lista estarán bajo tu control y otras no. En cualquier caso, tú céntrate en las que puedas eliminar, seguro que son la mayoría, y ponte un plazo para ir eliminándolas, por ejemplo entre 1 y 3 meses.

Puede que tengas dificultades para hacer tu lista, en ese caso plantéate si ello es debido a que has llegado a tal grado de permisividad que ni siquiera te das cuenta de ello.

También puedes pensar que esas cosas son detalles sin importancia, que no que te merecen la pena perder el tiempo en ello ya que tienes cosas más importantes que hacer y a que dedicar tu tiempo, a conseguir tu objetivo. Pero lo cierto es que cuando elimines esos pequeños pero constantes escapes de energía, habrás despejado tu atmosfera cotidiana y te sentirás con mayor vitalidad… simplemente te animo a que lo pruebes por ti mismo y me cuentes.

Muchas gracias.

Jose María Sánchez Gómez

Coach Oficial 10Entrepreneurs

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.