La demagogia y las ‘formas’

“Las formas importan,” se repite hasta el hartazgo. Algunos sectores de la prensa y de la afición han adoptado esta frase tristemente célebre como modo de vida, como argumento para establecer fronteras con los diletantes y habitar un estado imaginario de superioridad moral.

Es comprensible que en un mundo como el del fútbol plagado de argumentos vacíos, desconocimiento, y carencia de criterio haya quien pretenda izar las banderas de la coherencia y la objetividad, sin embargo argüir que las “formas importan” es, tan sólo, una elaborada trampa dialéctica y propagandista sin escape aparente.

Los defensores de las ‘formas’ han ignorado por completo el contexto que los envuelve. El fútbol mexicano fuera de sus fronteras ha sido incapaz de eludir el fracaso, es un estoico coleccionista de derrotas que van de lo trágico a lo tristemente cómico. ¿Qué sentido tiene para un fútbol ignorado por las victorias, priorizar las formas antes que los resultados?

Casualmente, los estandartes del humo discursivo son aficionados de un equipo en particular: el América. Los hinchas del club ‘Azulcrema’, gracias a un sector casposo del periodismo americanista, se han convertido en soldados de la demagogia y abogados de las ‘formas’.

Mendigar el odio de los demás simpatizantes del fútbol mexicano ya no les basta, ahora predican el discurso de las ‘formas’. Un título, ser de los más ganadores de la liga, contar con una plétora de figuras en su plantel son ejercicios de futilidad, el neo-americanista pretende que su equipo juegue “espectacular”, que vaya al frente y que haga 8 goles por partido, dejando de lado el resultado porque ve en el nido una sucursal del Real Madrid o del Barcelona, y para emular a las élites es imperativo marcar muchos, muchos goles.

El resultado perdió la guerra con la prepotencia americanista y las ‘formas’. Aunque claro, en la liga mexicana siempre habrá 17 equipos donde los títulos se festejen sin complejos demagógicos ni embozo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.