¿El fin de las represas hidroeléctricas?

En la actualidad es común escuchar por medios informativos el término de Energías limpias o renovables, el cual relacionamos inmediatamente con la idea de la energía generada sin el uso de hidrocarburos y con bajo impacto ambiental. En este sentido, pensamos instantáneamente en paneles solares, turbinas eólicas y represas hidroeléctricas. Siendo esta última una de las más empleadas; sin embargo, su aplicación ha generado controversias por alterar el medio ambiente. Por ello en Bélgica, la empresa Turbulent ha tomado la iniciativa de innovar la manera en la que producimos energía usando las corrientes de agua con micro turbinas llamadas “Vortex”.

Como tal esta nueva alternativa permite ubicar las micro turbinas en cualquier lugar sin la necesidad de crear grandes desviaciones fluviales ni represión de grandes cantidades de agua. Gracias a lo anterior, este modelo es muy flexible en cuanto a su uso, generalmente este sistema es instalado a orillas de los ríos. Para llevar a cabo este proceso se debe contar con una pequeña infraestructura la cual posee dos secciones a diferentes niveles de altura, y a su vez se debe contar con compuertas que permitan o impidan el paso del agua.

Las turbinas Vortex se caracterizan por ser muy eficientes, simples y tener una larga vida útil. Por estas razones, se hace muy atractivo su uso. El costo de producción de la energía va a ser menor; además, las ventajas de este sistema es que su costo es bajo, tan bajo como su afectación al medio ambiente y las especies; ya que el hecho de que no se interrumpa el flujo total de las corrientes hídricas permite a las especies seguir con su vida sin ningún tipo de alteración.

La energía generada por una turbina durante un año en condiciones mínimas es alrededor de 7,87Mw, aunque esta cifra puede variar si se tienen en cuenta criterios como la altura de caída del caudal y el mismo caudal. Al comparar la cifra anterior con respecto a las de una represa, esta cantidad de energía es pequeña. Sin embargo, si tenemos en cuenta factores diferenciales entre ellos como el mantenimiento, funcionamiento y los riesgos que con lleva la práctica de cada una, las turbinas vortex son mejores.

Para finalizar, las micro turbinas son una gran alternativa para seguir generando energía por medio del agua con bajo impacto ambiental. Además, es pertinente aclarar que su instalación requiere de menor tiempo y costo para su funcionamiento, a diferencia de las represas. También, el hecho de evitar las desviaciones del cauce de los ríos nos permite prevenir desastres como los vistos en Hidroituango y otras obras civiles donde la fuerza de la naturaleza se ha hecho sentir. En consecuencia de lo anteriormente dicho, es ilusionante ver como este modelo podría revolucionar los sistemas hídricos de generación de energía.