Muffin

Cada domingo, cuando llega, me dice su nombre verdadero. Ella no sabe que la reconozco por el otro, por el más feo y por su olor intenso. Me cuenta sus pecados (demasiados) y siempre le digo que rece tres Padrenuestros pero sé que ni ella ni yo entraremos nunca en el cielo.