Isaac Asimov: Las secuelas y precuelas de “Fundación”

A lo largo de más de veinte años, desde que había escrito el primer relato de la saga, Asimov recibió una gran cantidad de cartas pidiéndole que continúe con la historia. Siempre se había resistido a eso, pero en 1973, Lawrence Ashmead — editor de Asimov en Doubleday — le dijo que si no escribía más sobre la Fundación, entonces, su amigo Lester del Rey lo haría. Ante esta advertencia, Asimov comenzó a escribir una historia llamada Lightning Rod. Sin embargo, otros proyectos lo distrajeron y Lightning Rod quedó sin terminar. En enero de 1981, las cosas habían llegado al punto en que la editora en jefe de Doubleday, Batty Prashker, tenía ordenado los tiempos de Asimov como para permitirle escribir una novela de la serie Fundación. Para mostrar lo que para ella significaba, le ofreció un adelanto de u$s 50.000. Asimov aceptó a regañadientes, y en junio estaba listo para comenzar. Empezó a releer las anteriores historias y para cuando terminó ya estaba convencido, al igual que sus lectores en los últimos 30 años, que quería saber lo que había sucedido. Al día siguiente, Asimov revisó el inacabado Lightning Rod, y lo continuó. El 25 de marzo de 1982 terminó la novela y la presentó a Doubleday, quienes la terminaron por publicar en septiembre de 1982 bajo el título Los límites de la Fundación.

Los límites de la Fundación transcurre más de 120 años después de La búsqueda de la Fundación. La Fundación acaba de pasar por una crisis Seldon que implicaba la ubicación de su capital. Golan Trevize, miembro del Consejo de Terminus, comprueba que una predicción de Hari Seldon que hizo en relación a esto, se había acercado demasiado a la realidad. Habiendo visto la prueba de lo bien que se está ejecutando el plan original, Trevize ya no cree que la Segunda Fundación fuese destruida, si no, que secretamente interviene en los asuntos galácticos. Cuando Trevize anuncia públicamente su conclusión, es exiliado rápidamente de Terminus por el alcalde y asignado a escoltar a un estudioso que está en busca de mundo original de la humanidad.

Para sorpresa de Asimov, Los límites de la Fundación apareció en las listas de libros más vendidos.

Luego de una serie de novelas de robots, su siguiente trabajo sobre la Fundación fue Fundación y Tierra, publicada por Doubleday en octubre de 1987. Este volumen de la saga es un intento de fusionar no solo la historia de la Fundación en particular, sino la historias de robots, que ocupan una parte importante de la ficción de Asimov.

Luego de una observación hecha por un fan, que le dijo que siempre había querido saber como había sido la vida de Hari Seldon de joven, y de cómo había llegado a inventar la psicohistoria, Asimov sugirió ir atrás en el tiempo y escribir sobre los acontecimientos que tuvieron lugar cincuenta años antes de Los psicohistoriadores. Doubleday aceptó la idea y en noviembre de 1988 se publicó Preludio a la Fundación.

Desde 1982, Asimov había escrito siete novelas de ciencia ficción y deseando un descanso decidió que el próximo libro sobre la Fundación sería escrito como una serie de cinco relatos, más que como una novela continua. Las historias seguirían la vida y la carrera de Hari Seldon a través de intervalos de diez años. Por desgracia, después de comenzar la primera historia, la salud de Asimov comenzó a deteriorarse y su trabajo se hizo más lento al estar hospitalizado. Aunque terminó un borrador de la cuarta historia, fue incapaz de terminar el proyecto logrando escribir solo un breve epílogo en lugar de la quinta historia.

Asimov finalmente murió el 6 de abril de 1992. Después de su muerte, su esposa Janet trabajó con Doubleday editando los relatos que formarían el proyecto ahora llamado Hacia la Fundación. Éstos fueron publicados primero en Asimov’s (la revista de ciencia ficción con su nombre) y luego por la editorial en abril de 1993.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.