Irme. Irnos. (Historia de cómo terminé con nosotros) — Preludio

Playa, desierta, atardecer. Sombra fresca, la luz nos anticipaba que en pocos minutos el poco brillo daría paso a la fresca noche. Una mujer, mirada decidida. Manos que sueltan, ganas de olvidar.

Playa, desierta, atardecer.

Los dos sabían que ella no hacía falta en la historia, los dos sabían que si el hilo se rompía no habría consuelo alguno. Para ella. Había sido tan dependiente. Derramó lágrimas de sal durante todo el día de ayer, ella quería que, de una vez, la dejes ir porque no puede irse sola, nunca. Hasta la tarde de hoy.