Miedo

A veces parece que el miedo paraliza.

Pero a veces el miedo es vértigo y lo siento cuando ya voy a mil por hora — o a veintitrés milímetros por siglo pero mazo intensamente- y claro no paro qué va sigo y sigo y sigo.

Dicen que el vértigo es un miedo a nosotras mismas, porque en realidad sentimos deseo de tirarnos -no por el deseo de morir, sino de volar.

Pero no, qué va, creo que también confundo el vértigo. Lo que siento es arrebato.

El arrebato asusta pero es motor.

Like what you read? Give Artur a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.