Azalea

Pasa el tiempo, llueve, hace calor y frío al madrugar.

Pasan los días, las noches, el sol sale y la luna le encubre.

Amor mío, dime de una vez:

¿Entre todo este odio, dolor y confusión?

¿Dios de verdad se apiada de la gente como yo?

Podríamos algún día dejar de soñar, pues aquella dulce canción.

De toda la vida, de todo el despreciar.

Quizá nos envuelva y nos haga sentir.

La posibilidad dé.