Aprender a gestionar las pérdidas. ¿Sabes cómo?

Psicólogos en casa
Jun 14 · 4 min read

Al hablar de aprender a gestionar las pérdidas, hay un elemento básico que antes es necesario aclarar.

¿Qué entendemos por “pérdida”?

Saber qué son y ser capaces de identificarlas correctamente, es el imprescindible primer paso para poder gestionarlas correctamente.

Podríamos definir la pérdida como la falta o ausencia de algo que se tenía. Ya sea esto material, espiritual o personal.

A priori, parece que cuando hablamos de pérdida lo asociamos a muerte o ruptura. Sin embargo, tiene muchas más acepciones.

Por ejemplo, es posible perder desde un anillo hasta la esperanza. La oportunidad. El tiempo. Las expectativas. Una pareja. Un familiar. Un amigo. Un trabajo. Un partido. Un juicio…E, incluso hasta, nos podemos perder a nosotros mismos.

La pérdida por tanto forma parte de la vida, es algo natural. Si conseguimos interiorizar esto y ver que la pérdida no es un fracaso, nos costará menos afrontarla y gestionarla.

Sentimientos asociados a la pérdida

De la misma manera que hay muchas acepciones en relación a las pérdidas, también hay una gran variedad de sentimientos y comportamientos asociados a estas situaciones. Como pueden ser: decepción, desengaño, soledad, abandono, desilusión, falta de motivación, cansancio, llanto, sensación de vacío, anhelo, irritabilidad y dolor.

Todas estas sensaciones, comportamientos y pensamientos están dentro de la única emoción cuya finalidad es hacernos y ayudarnos a superar las pérdidas: la TRISTEZA.

Cuando oímos esta palabra, nuestra mente la relaciona automáticamente con depresión, fatalismo, culpabilidad o negatividad. Sin embargo, la realidad es otra, muy diferente. La tristeza es buena y necesaria porque nos va a ayudar a percibir estas pérdidas.

Ya que, nuestro cerebro se activará para encontrar soluciones que las compensen.

Solo hay una condición. Debemos permitirnos sentirla y explorarla. Puesto que si no lo hacemos, no sólo no se resolverá el problema sino que se agravará mucho más.

La respuesta que da nuestro cerebro a esta pérdida es el DUELO.

La importancia del duelo al gestionar las pérdidas

El duelo es un proceso inevitable, que ocurrirá antes o después. Por lo tanto, cuanto antes aprendas a transitar por él, antes pasará. Como es lógico, la intensidad y el tiempo que empleemos en ese proceso va a depender del tipo de pérdida a la que nos enfrentemos. Obviamente, no será lo mismo perder unas llaves que perder a un ser querido. Y también, me atrevería a decir que aun más importante, de la resistencia que pongamos nosotros.

¿Qué quiero decir con esto? Que, aunque a priori sepamos que el duelo es la respuesta más adaptativa, la más automática suele ser la negación, la resistencia e, incluso, el enfado.

Te pongo un ejemplo. Te han citado para una entrevista de trabajo a las 11:00h, pero llegas tarde. Y le dan el puesto a otra persona. La respuesta automática, en muchos casos, es el enfado. Le echas la culpa al tráfico, a los niños que te han retrasado por la mañana, a la huelga del metro o, a lo primero que se te ocurra. A cualquier cosa menos a ti mismo. Este comportamiento te hace estar todo el día enfadado sin encontrar soluciones. El enfado aquí no sirve para nada. Lo adaptativo sería usar la tristeza para encontrar soluciones, si es que las hay. O, si ya no se puede hacer nada, aprender y cambiar algo para que la próxima vez te planifiques con suficiente antelación y llegar puntual.

Todo ese tiempo que estamos resistiéndonos a ver que somos los únicos responsables es tiempo que tiramos a la basura. Y que, nos pongamos como nos pongamos, no nos devolverá esa oportunidad perdida.

Hay mucha bibliografía respecto al tema del duelo. Dependiendo de las corrientes o autores, se habla de unas etapas o de otras. Y, lo más importante es que nos permitamos explorarlas sin bloquear el proceso. Hay que aprender a transitarlo. Y vivir cada una de las etapas que tiene, experimentando y soltando las emociones que pasan en ella.

El objetivo final es salir reforzados y con aprendizaje que podamos extrapolar a otras áreas y que sin duda nos hará crecer como personas.

Es bueno saber que el duelo es un proceso individual. Y que, por lo tanto, cada persona lo expresa de manera diferente. Como proceso que es, necesita de tiempo para realizarse. Y, en ocasiones, la ayuda de un experto.

Algunas claves para sobrellevar mejor el duelo son:

  • Expresa tus emociones y pensamientos. Hablar de ello no es síntoma de debilidad.
  • Siéntete contenido por las personas a las que quieres y te quieren. No te aísles, y comparte momentos y espacios con los que te rodean.
  • Mantén unos hábitos de vida saludables. Practica ejercicio, duerme correctamente, aliméntate bien. Dejar de cuidarte no va a devolverte eso que has perdido.
  • Usa el humor. El sentido del humor te ayudará a sobrellevar los momentos complicados y a desdramatizar algunas situaciones.
  • Ten confianza en ti mismo. Recurre a la experiencia y a los recursos que usaste en anteriores ocasiones para salir reforzado.
  • Vive la pérdida como parte de la vida no como un sufrimiento permanente. Es inevitable sentir el vacío o el dolor por la pérdida, lo que si podemos hacer es entender lo que nos pasa y permitirnos vivirlo.

Laura García

Psicóloga & Coach

Psicólogos en casa

Written by

Acercamos la psicología a las personas, proporcionando apoyo psicológico en las casas a precio accesible #apoyopsicologicoencasa

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade