El rol de la innovación en Alimento Para Todos

Fotografía por gdsteam

Todos los sectores productivos, mercados e industrias viven momentos de innovación y transformación eventualmente. En cualquiera de los casos anteriores, el cambio tecnológico es una fuerza que conduce hacia la innovación y la disrupción, ejemplos de este cambio son visibles en cualquier industria y a cualquier escala: desde la digitalización de bienes y servicios hasta sucesos relativamente pequeños como el cambio de líderes en las organizaciones.

Recientemente el mundo ha sido testigo de la transición que los usuarios han efectuado en la industria de la computación, pero no es el único ejemplo reciente, la transición hacia nuevos procesos, dispositivos y formas diferentes de ofrecer un servicio para satisfacer necesidades es un fenómeno observable en muchas industrias y por su propia naturaleza no se limita al sector comercial. Cada vez es más necesario tomar en cuenta el “Dilema de los Innovadores”1 y otras teorías similares en cualquier tipo de organismo, incluyendo a las Organizaciones No Gubernamentales ya que el efecto de la transición tecnológica generalizada también está cambiando las formas en las que las estrategias de las entidades sin fines de lucro se llevan a cabo y la eficacia con la que los programas pueden llegar a los beneficiarios.

A pesar de que el discurso que exhorta a los líderes y organizaciones enteras a evaluar sus procesos de forma constante e implementar nuevas tecnologías y estrategias no es nuevo, el tiempo se ha encargado de darle validez a través de la propia experiencia que ha situado a las instituciones en un lugar en el que el cambio constante es necesario para poder mantener vigentes sus operaciones. La idea anterior no debe entenderse como un impulso para renovar tan pronto como algo mínimo ocurra en el entorno, sino para considerar la planeación estratégica basándose en las necesidades de la población a la que cada entidad atiende.

A pesar de que para muchas organizaciones no gubernamentales (ONGs) la aplicación de teorías desarrolladas principalmente en el ámbito comercial parecen fuera de lugar, su necesidad de innovación y adecuación es igualmente importante y aunque la promesa del empleo de nuevas tecnologías comprende el desarrollo de formas más eficientes de ejercer sus funciones, en la realidad existe un rezago debido a diversos factores, tales como los modelos restrictivos de financiamiento o la aplicación de estas soluciones en entornos sin infraestructura adecuada. Sin embargo, dicha realidad debe ser analizada para encontrar si es que se espera que dichas organizaciones se adapten de forma efectiva.

Tecnologías de la Información y la Comunicación.
Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) son el medio por el cual un número considerable de ONGs logran ser más eficientes en sus procesos de búsqueda y almacenamiento de datos, así como en su planeación para proyectos futuros. Esta tecnología simplifica la complejidad de la información que las ONGs tienen en sus manos diariamente y les ayuda a dar formato a ésta de forma que les sea útil para su planificación.

Al hacer uso de las TIC, las organizaciones pueden difundir su mensaje de forma mas eficiente a través de una variedad más amplia de plataformas, además, al ser capaces de desplegar dispositivos en países en desarrollo y utilizarlos para almacenar la información capturada de forma remota es posible generar informes y tomar decisiones más inteligentes.

Un extracto del artículo publicado por la Dhaka Tribune 2 menciona como parte de los beneficios que la implementación de estas tecnologías supone, lo siguiente: “Utilizar TIC para el desarrollo social ayuda a las ONGs a tener información accesible, oportuna, relevante y actualizada para tomar decisiones en el momento adecuado y mejorar las políticas sociales.”

El uso de las redes sociales.
Internet y las redes sociales en particular comprenden herramientas para generar conciencia acerca de problemas sociales y difundir los eventos que se enfocan en resolverlos. Las ONGs también se han adaptado a la era digital y al uso de tecnologías para mantenerse comunicados con voluntarios y donantes. De cualquier manera, de acuerdo con un reporte de Tech For Good y Public Interest Registry, hay una brecha en el uso de internet y plataformas sociales entre las ONGs que operan en países occidentales y aquellos en vías de desarrollo.

El reporte, basado en una encuesta realizada a 2,780 ONGs en 133 países reveló que el 92% de las ONGs tienen un sitio web y menos de la mitad mantienen un blog con regularidad. Cerca de 80% de los encuestados estuvieron de acuerdo con que las redes sociales son un medio efectivo para conseguir financiamiento, sin embargo, sólo 11% fueron capaces de contratar a gestores de redes sociales de tiempo completo o medio tiempo, además, 15% dependía de voluntarios.

También, de acuerdo con el reporte, 95% de las organizaciones encuestadas tienen una página en Facebook, con las organizaciones más pequeñas alcanzando un promedio de 5,700 me gusta y las más grandes con un promedio justo por debajo de 128,000 me gusta.

Los millennials y quienes son parte de la Generación X son los más propensos a donar en línea con 72% y 67% respectivamente, sin embargo, alrededor de 54% de los denominados Baby Boomers también donan en línea. El 43% de los millennials tienden a ser motivados a donar a través de las redes sociales, mientras que la denominada Generación X y Baby Boomers son más propensos a donar a través de correo electrónico, además, 20% de las veces los sitios web de las ONGs motivan a la Generación X a donar.

Esfuerzo constante por adaptarse
Hay una gran cantidad de herramientas digitales disponibles para el uso de las ONGs que pueden ser usadas para mejorar los procesos dentro de las organizaciones y generar estrategias de comunicación con el público general más efectivas, sin embargo, cada organización debe evaluar sus necesidades y planear la aplicación gradual de forma estratégica de nuevas tecnologías.
En Alimento para Todos nos esforzamos por integrar las herramientas necesarias que nos permiten cumplir con nuestra misión de forma eficiente. A lo largo de los últimos años nos hemos inspirado en casos de éxito alrededor del mundo y hemos digitalizado el control de procesos para generar resultados medibles e información adecuada, esto nos permite tomar decisiones oportunas y aporta transparencia a nuestras actividades. Además, trabajamos constantemente para crear y mantener alianzas con socios del sector tecnológico, como IBM de México y Vector, quienes colaboran con nosotros de forma constante.

Creemos que una parte primordial de nuestra institución está conformada por el público que se interesa y se involucra en lo que hacemos: las personas que donan y los voluntarios. Es por lo anterior que utilizamos varias plataformas de comunicación para difundir nuestra misión y las actividades que realizamos día a día. Sólo a partir de la adaptación oportuna, podemos mejorar las condiciones de desarrollo a largo plazo.

1. El Dilema de Los Innovadores. Clayton M. Christensen. 1999
2. Technology can beat poverty. Clara Schettino. 2015