La paradoja de la situación alimentaria en México; desperdicio de alimento y hambre

Por Mariana Jiménez

El 16 de octubre de 1945, 42 países se reunieron en Quebec, Canadá, para crear la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). El objetivo, liberar a la humanidad del hambre y la malnutrición, así como garantizar la seguridad y soberanía alimentaria alimentaria de todos los pueblos.

Antecedentes

En mayo de 2011, la FAO y la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) celebraron la aprobación en la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión de las modificaciones a los artículos 4° y 27° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos mediante las cuales se reconoce el derecho a la alimentación.

En el artículo 4° se adiciona un párrafo que señala que “Toda persona tiene derecho a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad. El Estado lo garantizará” Por otro lado, en el artículo 27° se establece que “El desarrollo rural integral y sustentable a que se refiere el párrafo anterior también tendrá entre sus fines que el Estado garantice el abasto suficiente y oportuno de los alimentos básicos que la ley establezca”.

Datos

Según cifras oficiales, México ostenta el tercer lugar entre los países de América Latina que más alimentos desperdicia a lo largo de toda la cadena productiva con 10.4 millones de Toneladas de alimentos aptos para consumo humano desperdiciados al año. Para tener una idea más clara de lo que esto representa, con desperdicio de alimento apto para consumo humano que se genera en nuestro país, podrían llenarse 8 estadios de futbol o hasta 10 rascacielos de 45 pisos.

Según los expertos, con todo el alimento que se pierde o desperdicia, se podría alimentar al 80% de la población que vive en pobreza extrema en el país de forma regular y variada.

El desperdicio de alimento, no solo preocupa desde una perspectiva social si no también medio ambiental tanto por el uso desmedido de recursos naturales como el agua, 40 billones de litros de agua se requieren para producir alimentos que no llegaran a las mesas de los consumidores, como por las emisiones de CO2 y gases de efecto invernadero que favorece como sabemos, el calentamiento global.

Alimento Para Todos

Ante esta paradójica realidad que compromete la seguridad alimentaria de la población, Alimento para Todos IAP surge hace 23 años en el Fideicomiso de la Central de Abasto, para dar respuesta a la problemática del hambre y desperdicio de alimento en la Ciudad de México y zona conurbada.

Con el apoyo de más de 2,000 aliados de los que destacan, Fundación Walmart, Alsea, Fundación Soriana, Oxxo, Mondeléz, Lala y locatarios de la Central de Abasto en la Ciudad de México, hemos logrado consolidarnos de manera profesionalizada y sostenible como el Banco de alimentos Independiente del país.

A través de nuestro Modelo Integral alineado a os Objetivos de Desarrollo Sostenible 2 y 12, hemos logrado atender de manera semanal con paquetes alimentarios a 50,000 personas gracias al rescate y distribución de más de 900 toneladas de alimento apto para consumo humano.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.