Desarrolladores de software: los nuevos arquitectos de ideas

En cualquier momento en cualquier lugar del planeta una persona está teniendo una idea (justo en este momento mientras lees esto) que cree que puede cambiar el mundo o simplemente hacerle rico o llevarle a una aventura empresarial montando un negocio con esa idea, con ese sueño.

El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños (Eleanor Roosevelt)

Tal vez esa persona tenga la idea y simplemente piense “estaría bien que se llevara a la realidad” y seguidamente siguiera con su vida desechando esa gran apuesta. ¿Qué pasaría si no fuera así? ¿Y si a esa persona le entra el gusanillo de investigar si ya existe algo parecido? Yo pienso que buscaría en Google a ver si encuentra un negocio que tenga su idea implementada, o que tenga un producto lo más parecido posible a su idea.

Hoy en día la mayor parte de empresas o compañías que tiene un producto o servicios que ofrecer están presentes en internet a través de una aplicación/ página web o una app móvil. Son las formas más comunes para encontrar información ya que vivimos en una sociedad digitalizada en su mayor parte.

Volvemos a esa persona con una idea que le permitirá crear su empresa digamos que de servicios digitales. Necesitará una app móvil y una aplicación web, podríamos pensar que esta persona es el creador de Dropbox por ejemplo o de Wallapop. ¿Cuál crees que será una de sus primeras inversiones? Un estudio de mercado podrías pensar o un estudio de viabilidad de su producto o contratar estudios de nicho de mercado o incluso realizar un proceso de valoración de la idea … pero al final realmente necesitará implementar una aplicación web y/o app móvil que lleve esa idea a un plano real, algo digitalmente tangible.

El símil con el arquitecto

Pongamos ahora para contrastar la historia de un arquitecto. Ha diseñado una serie de edificios dignos de un premio Pritzker pero, ¿Cómo llevarlo a cabo? Comprar materiales, contratar obreros, maquinaria, solicitud de ejecución de obras de construcción,… todo esto lleva a papeleos y extensos trámites para hacerlo realidad junto con un coste elevadísimo al que este arquitecto junior no puede afrontar ya que en su cuenta bancaria apenas alcanza los 4 dígitos. ¿Quién puede tomar en serio a un joven arquitecto sin experiencia pero con tanto talento e imaginación? Por sí sólo no podría llevar a cabo ese catálogo de ideas porque no tiene los recursos suficientes para ejecutarlo.

El desarrollador (desarrollador web, ingeniero informático, desarrollador de apps) lo tiene muy fácil. Tiene la cabeza llena de ideas, pueden ser innovadoras o no, ideas que ayuden a mucha gente en su día a día que les ahorre tiempo, dinero u otras cosas. Este desarrollador sólo necesita un portátil y conexión a internet. No pagará un salario a nadie para que implemente su idea. Puede hacerlo todo él mismo, desde el diseño web (usando una plantilla profesional comprada por 10€) hasta programar los servicios que interconectan sus aplicaciones móviles.

Empleará su tiempo libre en su portátil ya deteriorado que apenas le costó 400 euros hace más de 5 años, programando la futura aplicación que usarán millones de personas en todo el mundo, cosa que él aún no sabe, no es consciente porque para él es simplemente hacer lo que él sabe (programar) una idea que ha tenido que cree que puede llegar lejos.

El arquitecto digital

Una vez terminada digamos en 6/12 meses. Decidirá llevarla a la realidad. Simplemente montará la infraestructura que ha creado en servidores cloud digamos pagando 30€ al mes y que conforme vaya obteniendo usuarios irá escalando. Pagará 75€ a google adwords y contratará algo de publicidad a agencias para que redacten artículos en conocidos blogs para que le den visibilidad hasta que explote la idea y consiga miles de usuarios…. acudirán inversores o incluso empresas dispuestas a comprar la aplicación por miles y miles de euros.

Con este escrito me quiero dirigir a tí, desarrollador web, ingeniero de software, desarrollador de apps móviles nativas o híbridas y a todos los programadores en general. Tuyo es el poder de crear cualquier cosa de la nada, simplemente necesitas esa inspiración, esa idea, esa chispa que te haga ver que lo que tienes en tu mente es posible, es capaz de cambiar la rutina de miles de personas, de ayudarlas en su día a día, … el resto de la gente que tenga una idea necesitará pagar a gente como tú y como yo para empezar su proyecto y poder verlo digitalmente creado, lo que le hará plantearse llevarla a cabo o no si no dispone de capital suficiente y valentía suficiente para emprender.

Miles de buenas ideas capaces de cambiarlo todo se pueden estar perdiendo de esta forma pero tú tienes las aptitudes y capacidades necesarias para hacerlas reales, invirtiendo tu tiempo y tus conocimientos. Únicamente estarás contratándote a ti mismo, a tu imaginación, a tu creatividad, a tu ilusión por crear algo nuevo.

Sé valiente, invierte tu tiempo. Convierte tus sueños en realidad. Llegarán a buen puerto o no, pero tienes en tu mano lo que muchas personas no tienen.

Aprovéchalo.