Bailar con tus estrellas…

Últimamente las sonrisas me persiguen. Y quisiera poder bailar con las estrellas, pero más quisiera poder bailar con tus estrellas.

Sentí una conexión, una intensa, una fuerte.

Todos lo supimos, la luna, el sol, vos y yo. Ese día hasta mis camanances sonrieron.

Nunca había redactado versos tan directos, pero es que sos eso y sos magia. La magia de ebullir mi alma, la de hacerme vibrar. La de estar en la misma frecuencia.

Te reconocí. Mis átomos lo supieron.

Creo que viajé a través del tiempo y del espacio y te llamé al oído sin saberlo…

Me inmiscuí en tus sueños y me pegué en tus moléculas.

Yo te llamé.

Te empapé de mi luz para que me encontraras.

Y ese día hasta tus ojos me sonrieron. Me hablaron, me atraparon.

Desde entonces me siento todos los días a pensar que quizá, si viajé a través del tiempo y del espacio y te llamé al oído sin saberlo, si, pero tarde.

Tarde para todo. Tarde para bailar con las estrellas, tarde para bailar con tus estrellas.

Me tocó ser espectador en un banquillo que hasta tiene tu nombre.

Te veo de lejos pero te sonrío de cerca.

Yo te llamé, te juro que te llamé y te empapé de mi luz y todo mi ser para que me encontrarás.

Lo hiciste…Y si te reconocí, mis átomos lo supieron, si, pero tarde.

Quizá otro día vuelva a viajar a través del tiempo y del espacio y te llame al odio, pero está vez sabiéndolo…

Y ese día voy a bailar con las estrellas, con tus estrellas.

O quizá no.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.