Las últimas lluvias han aumentado las perspectivas de la siembra de trigo

Con la llegada de la temporada de siembra de trigo, los agricultores se han beneficiado drásticamente gracias a el incremento de las lluvias en las últimas semanas.

Niveles de precipitaciones (PP) históricamente bajas

Los niveles de precipitaciones estivales durante los meses de Diciembre a Marzo de de este año alcanzaron un 72% respecto a las históricas ocurridas de las diferentes zonas del País. (Gráfico 1)

Gráfico 1: Datos del Servicio Meteorológico Nacional PP históricas y mensuales de 25 localidades de 9 diferentes provincias.

Ésto llevó a que en el mes de abril los perfiles se encontrarán con escasos porcentajes de agua útil (AU) para afrontar los cultivos de invierno. En ese mes el promedio de AU de 21 lotes sembrados con Trigo de era de 80mm. (Gráfico 2)

Gráfico 2: Se tomaron 21 balances hídricos diferentes para medir el AU

La escasez de lluvias ocasionó la disminución de la superficie de siembra de Trigo a 5.4 millones de hectáreas (según datos de abril de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires)

Las actuales lluvias aumentaron la superficie de siembra de trigo.

Afortunadamente el incremento de las lluvias durante las últimas semanas de Abril y Mayo en la mayor parte de País han mejorado las condiciones para la siembra de trigo. (Gráfico 3) Según la Bolsa de cereales de Rosario la proyección se ha incrementado en un 10%.

Gráfico 3: Datos del Servicio Meteorológico Nacional de PP históricas y mensuales de 25 localidades de 9 diferentes provincias.

La situación actual es favorable para sembrar trigo

Habitualmente los niveles de PP invernales son bajos, pero las lluvias ocurridas a finales de Abril y Mayo han mejorado la situación crítica en la que se encontraban los lotes; lo cual aumentó la superficie de siembra de trigo.

Este incremento fue de la mano con las mejoras en el precio del cereal por lo que las perspectivas son actualmente mejores que las de hace dos meses.

Por lo cual, es recomendable que los agricultores desarrollen un plan de manejo de agua de riego teniendo en cuenta el contenido de agua útil inicial (AUI) en el perfil. De esta manera poder evitar los costos elevados y aumentar los rendimientos en la producción de trigo.