Sequía en la provincia de Córdoba.

Los daños producidos por la sequía en esta campaña son casi irreparables. En la provincia se prevé que casi la totalidad de la producción de cultivos de segunda será casi nula.

En el mes de febrero, puntualmente, las precipitaciones en la provincia de Córdoba se redujeron un 70% en promedio respecto al año anterior (Mapa 1).

Para realizar el siguiente informe se dividió el área productiva bajo riego de la provincia en 3 zonas: Norte de Córdoba, Centro de Córdoba y Sur de Córdoba. Los datos se obtuvieron de 24 balances hídricos del año 2017 y 2018 para cultivos de Maíz y Soja. Se analizaron 17 establecimientos diferentes.

Mapa 1: Precipitaciones (PP mm) de Febrero 2017 y 2018 para diferentes zonas de la provincia de Córdoba.

La disminución en las precipitaciones ocurridas provocó un grave desbalance entre el consumo de agua (ETR) y los aportes hídricos (PP) (Gráfico 1 y 3)generando una pérdida de vitalidad en los principales cultivos. Como consecuencia se produjo mayor avance de plagas, malezas y enfermedades reduciendo aún más los márgenes.

Deficiencia hídrica en el cultivo de Maíz

Gráfico 1: Precipitaciones promedio (PP mm) y Evapotranspiración Real (ETR mm) del mes de febrero para cultivos de Maíz en diferentes zonas de la provincia de Córdoba.

Para el Maíz el peor escenario hídrico se observó en la Zona Norte de la provincia, donde los cultivos fueron sembrados más tarde (Gráfico 2) por lo tanto la etapa de mayor requerimiento coincide con el mes de Febrero, ampliando enormemente la brecha entre aportes y consumo.

Gráfico 2: Fecha de siembra media de Maíz bajo riego para los establecimientos analizados según Zona Productiva.Campaña 2017/2018.

Deficiencia hídrica en el Cultivo de Soja.

Gráfico 3: Precipitaciones promedio (PP mm) y Evapotranspiración Real (ETR mm) del mes de febrero en cultivos de Soja para diferentes zonas de la provincia de Córdoba.

Para el caso de la Soja la diferencia entre aportes (PP) y consumo de agua (ETR) fue sumamente marcada para todas las zonas de la provincia.

Por lo tanto podríamos decir que, sin duda la cosecha actual será una de las peores de los últimos años. Ésto, sumado a los escenarios de aumento de costos, puede ser definitorio para la continuidad de algunos productores.

Posiblemente la única herramienta que tengan para atenuar la sequía sea el riego. Si se comprende a los factores que intervienen en el mismo se lograra minimizar las consecuencias negativas y sobrellevar esta campaña de la mejor manera.