Quiero ir a un prostíbulo.

Hoy

Felicidades chiquilla, ¿qué vas a hacer, alguna invitación? 8:00 am ✓✓

Feliz día pasala muy bien, te quiero mucho 9:06 am ✓✓

Feliz día, aunque el amor no exista, jajaja sólo este que siento por ti 11:08 am ✓✓

¿Por qué me felicitan?

11:35 am

El color rojo predomina en las calles. Globos en forma de corazón, rosas, chocolates y cualquier tipo de comida azucarada envuelta de una manera cursi, cargan las mujeres en sus brazos, como si fueran alguna clase de trofeo o medalla obtenida gracias a alguna realización en la vida. Como si lo fuera todo, como si se sintieran superiores que otras por tenerlas. Por voltear a ver a la de alado y sonreir con risa burlona porque yo, cargo más que tú.

A mi me quieren más.

***

-Amiga que crees, adivina a donde me va a llevar a cenar Lali hoy…(dice una desconocida casi a gritos, adentro de un retrete en los baños del primer piso en el edifico D, con acento y voz de niña mimada, a otra desconocida)

-Ay amiga wow, cuéntame, ¿a donde? (Le contesta la que se mira en el espejo del baño, esperando paciente su respuesta)

La mujer con la que sostiene la conversación se le nota a kilometros de distancia que se muere de envidia por saber a donde van a llevar a su amiga, y que ella no tiene ni con quien entablar una conversación, mucho menos una cena costosa, y que la otra solo lo esta presumiendo.

***

Gente besandose y abrazandose en los corredores, en las calles, y en cualquier lugar posible donde uno pueda posar la mirada.

Por el otro lado, aquellas que dicen odiarlo, las solteras, caminan por los pasillos queriendo parecer escépticas, queriendo engañar a la gente lo mucho que les roban la mirada las rosas, el color rojo que ya quema las pupilas, las parejas, y el “amor”.

También están los que atascan las redes sociales con fotos y videos presumiendo la borrachera que se aproxima o en la que se encuentran. Como si este día fuera la razón perfecta para emborracharse y a las 6 cervezas marcarle a quien tuvieron en el pensamiento todo el día, esa persona seguramente no recuerda ni que existes.

A estas alturas ya no se que situación me parece más patética.

¿Qué es San Valintín?

La comercialización del amor vibra en el aire.

La mitad de mis redes sociales se encuentran obstruidas de fotos de parejas besándose, abranzándose, con regalos, y todas con la misma descripción, “my valentine”.

Mostrando, alardeando su felicidad en pareja.

Ojalá cierta, ojalá genuina y no posada.

Quiero ir a un prostíbulo.

Qué ironía, las mujeres sienten envidia y quieren conseguir una pareja, hay algunas que lo hacen solo para esta fecha, para no sentirse solas, para que las que si la tienen no las humillen, para poder presumir sus rosas y santa cantidad de detalles que cargan como si fueran medallas, codeandose en los pasillos y sintiendo la mirada de las demás en su supuesta felicidad, material.

Quiero ir a un prostíbulo, quiero ver lo que sentien aquellas que ya no lo hacen, aquellas que el 14 de febrero no sienten humillación porque es el unico lugar donde nadie va a ir a restregarles en la cara toda esa felicidad material.

Este lugar bifurca el significado de san valentín, ¿rosas, chocolates, y cenas costosas, o la simple necesidad de estar acompañado? De ser uno siendo dos.

Las prostitutas hoy son unas diosas, hoy, son buscadas no para satisfacer sino para acompañar.

Que ironía, ni cenas costosas, ni dos rosas por 80 pesos, ni chocolates importados o artesanales, solo las ganas de querer estar con alguien. Como debería de ser todos los dias.

¿Por qué un 3 de septiembre no le compras un ramo de 1,000 pesos, por qué solo si es 14 de febrero, acaso este día se trata del que más regala o la que más tiene representa que pareja es la más feliz?

Que perdedora la que no tiene con quien pasarla en san valentín, que bueno que Lali si me quiere. Que bueno que a mi si me regalan un ramo de 1,000 pesos y una cena en el restaurante más costoso de la ciudad.

Que perdedora tú, yo prefiero ir a un prostíbulo donde por lo menos en san valentín todo se trata de estar y no de tener.

Donde no vibra en el aire la comercialización de un sentimiento, o de una felicidad material.

Por lo menos aquí hoy, no se comercializa el amor.