“ENGAÑO ANTIBACTERIAL”

por: Violeta Torres

Andaba yo distrayéndome de la vida diaria leyendo una página que se llama I Fucking Love Science (la cual me tiene al tanto siempre de las novedades ñoñas que me encantan), total que, el 2 de Septiembre hubo una publicación que causó mucho ruido porque resulta que la FDA (mágica administración reguladora de alimentos y medicamentos, que tiene bastante credibilidad para unos y poca para otros) pasó una ley prohibiendo el uso de productos antisépticos para uso con agua, ósease, jabones líquidos o jabones en barra con el término “a n t i b a c t e r i a l” por precisamente no demostrar en lo absoluto un mejor beneficio que lavarse las manos con simplemente: agua y jabón. Geles antibacteriales no aplican todavía porque esos, al parecer, los van a evaluar por aparte porque la mayoría tienen alcohol etílico, y ese sí es efectivo.

Qué pasó ahí?? Al parecer, cuando la FDA se acercó a pedir a los fabricantes de éstos fabulosos jabones líquidos antibacterianos la documentación sobre la efectividad y riesgos a la salud del uso diario de estos productos (en específico sobre sus agentes activos antibacteriales mencionados en sus etiquetas), éstos reyes de la industria multimillonaria nunca entregaron nada, porque no tenían nada con qué comprobarlo!

No sé que me molesta más, si el que uno como consumidor lee o escucha el término “a n t i b a c t e r i a l” y en automático se vincula a algo seguro y profesional, embobado uno pensado que es efectivo (porque de seguro si estás comparando 2 jabones, dónde la única diferencia es que uno tiene escrito antibacterial, te convence y te lo llevas, been there, done that) o, que de verdad no exista un filtro regulador para lo que se pone en las etiquetas. Bueno, my friends, que ésta sea lección para todos de no creer todo lo que vemos.

La directora del centro de evaluación e investigación de la FDA, la Dra. Janet Woodcock explica que “los consumidores piensan que los jabones antibacteriales son más efectivos para la prevención de contagio de gérmenes pero no hay evidencia científica que son mejores que el uso de agua y jabón. Incluso hay datos que sugieren hacer más daño a la larga”. Y bueno, yo inconforme con el informe y su falta de evidenciar eso de “hay datos que sugieren”, me puse a leer e investigar datos sobre el daño a la larga.

En fin, todo este choro mariador cómo para qué? Pues resulta que hay 19 ingredientes que se investigaron para esta nueva ley (que ni loca voy a poner aqui todos, ni hablar de ellos porque son demasiados, pero si quieren leer toda la ley son bienvenidos a leer sus diez apartados, incluyendo el acta de 1995; el link es este), y de esos 19 ingredientes, 1 de ellos debe importarnos, y bastante.

T R I C L O S á N: Seguro han escuchado de este badboy. Nació en los 60’s con su uso exclusivo en hospitales por su súper poder antiséptico y antimicrobiano. Luego lo promovieron a la industria comercial del hogar (pasta dental para prevención de sarro; cosméticos y cobertura para colchones, juguetes y ropa como conservador). En los 90’s la bendita ciencia empezó a enfocarse en los interruptores del sistema endocrino y triclosán era de los químicos que claramente afectaba directamente los sistemas hormonales de estrógeno, andrógeno y la glándula tiroides por su capacidad de simular ser hormona. Para tirarle más tierra, luego varios estudios confirmaron su detección en cuerpos de agua y vida marina (pudiendo afectar el sistema hormonal de los peces). La EPA, agencia protectora del medio ambiente estadounidénse, está tomando en serio esto y hay varios estudios activos demostrando la bioaccumulación y la detección de toxicidad en la vida marina. Otro estudio lo vinculó directamente a creación de tumores en ratas; otro estudio concluye que al desglosarse en el cuerpo humano emite dioxinas (aparentemente de los químicos más tóxicos del mundo). Conclusión: mucho muy malo.

Dato curioso: Al bello triclosán lo puedes encontrar en el 93% of jabones líquidos etiquetados con “antibacterial” o “antimicrobiano”, además de tu colchón, tus jeans nuevos, los juguetes que tus hijos/nietos/sobrinos se meten a la boca y la pasta dental que usas.

Insertémos risa nerviosa aquí.

Anyway, porque debería interesarte esto? La verdad, conozco muy poca gente que REALMENTE se lava las manos antes de comer (mucho menos despúes de comer y el escándoloso 1 de 5 personas que no se lavan las manos después de ir al baño! eww). Yo ya tenía rato siendo escéptica sobre cualquier cosa úntable que tuviera el claim “a n t i b a c t e r i a l” pero siempre es bueno tener evidencia científica always.

Muéstrenme la ciencia!

Entonces, la mejor opción sigue siendo que escojan opciones de jabón naturales, sin ningún aditivo ni conservador ni aditivos químicos mágicos antibacteriales. Ahora, cómo pinpón (o es pimpón? o pimpóm? o pingpong?): lava tus manitas con agua y con jabón.

NOTA IMPORTANTE: Todos estos datos y leyes aplican para personas dentro de los Estados Unidos, pero estamos tan pegaditos que es muy probable que estemos igual o peor! Y, dato importante, cuando te laves las manos, hazlo por más de 15 segundos frotando tus manos si no, no vale!

Recuerden que las fuentes de las investigaciones están subrayadas.


Show your support

Clapping shows how much you appreciated AHAL’s story.