Curvas

Fue mi abuelo quien me enseñó el hechizo de las líneas curvas. Él, que siempre abominó de los caminos rectos, me sacaba a pasear cada tarde por las calles de la parte vieja mientras mis padres trabajaban. Me llevaba en un rumbo errático por fondas, bares y tabernas. A veces nos sentábamos en parques, junto a los yonquis. Me solía preguntar los mares y las naciones del mundo, invitándome a soñar.

Ni siquiera el suelo era plano para mi abuelo, que se pasó media vida metido en un barco. Curioso como era, me hizo reparar en la bóveda del cielo, en las piernas sedosas de las mujeres, en el revuelo vespertino de migas y palomas. Entre lección y lección, a veces, me contaba sus conjeturas contra las cosas y las personas rectas, empeñado en doblegar los dogmas que, con calcárea dicción, predicaban curas, ministros y evangelizadores de la tele.

Cuando crecí, intenté emularlo y abandonar los pasillos rectos. Estaba dispuesto a jugar el juego. Me dejé crecer la barba. Callejeé. Sentí el sabor de las lágrimas, la ebriedad, el deseo. Sentí cómo se secaban los timbres y a menudo acababa hundido en cualquier cuneta. El azar me sumió en el vértigo. Y tuve miedo.

Luego, ¿qué pasó? Claudiqué. Fui padre. Mi vida fue devuelta a los mapas cartesianos con sus meridianos y paralelos. Llegaron los relojes y el diapasón de los biberones. Llegó el calendario de google y me maniaté a textos impecables -implacables- de contratos y domiciliaciones.

Ahora bien, la vida de vez en cuando te deja entrever que las cosas pueden resultar de otra manera. Como el miércoles, cuando entré en el pabellón para fotografiar el espectáculo. Fueron dos, solo dos, quienes obraron el sortilegio. A través del visor, las sillas huecas se convirtieron en coches y se derribó la pared, se desvaneció, para que el camino se pudiera abrir camino hasta perderse en la curva convexidad del horizonte.

Retiré el ojo de la cámara. Las curvas se sostenían en las risas de algún niño. Y pensé: aún hay esperanza.

Esto ya lo dijo Jesús Lizano, pero mucho mejor: http://youtu.be/XfUDrorit-k


Originally published at abdondorca.wordpress.com on August 2, 2015.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Señales en silencio’s story.