Ríos de luz

Una amiga me dijo que parecíamos ríos de luz bajo la lluvia en nuestra marcha no tan silenciosa porque resonaban sin parar nuestras voces gritando “Nisman, presente”, “justicia”, o cantando algunas estrofas de nuestro himno nacional.

Me siento muy orgullosa de haber formado parte de esta movilización a favor de la justicia, a favor de la verdad, y en homenaje a un hombre que no tuvo miedo de investigar hasta las últimas consecuencias. Creo que la muerte de Nisman es un punto de inflexión en nuestro país, porque si algo me dejó claro esta marcha, lo que escuché, lo que hablé con los que me rodeaban, es que estamos cansados de esto, del enfrentamiento estéril, inconducente; queremos otra cosa, no queremos ellos ni nosotros, ni vos la alegría ni yo el silencio. Queremos construir y queremos construir juntos. Si un mensaje tiene que oir la dirigencia política es este: De egoísmo: basta. De personalismos: basta. De mentiras: basta. De impunidad: basta. De acuerdos electoralistas que son pan para hoy y hambre para mañana: basta. Si quieren perdurar hagan, pero no hagan para hoy, sienten las bases de una verdadera república. Fundemos el Estado argentino de una vez por todas. Hagan un acuerdo programático que trascienda sus pequeños y miserables egos. Porque si pudimos hacer esto una vez, lo vamos a poder hacer siempre. Nisman es nuestra bandera y es su grano en el culo. Y nosotros, hoy, bajo una lluvia impenitente, nos dimos cuenta.

#MarchaDelSilencio #Justicia #Nisman #18F