El pelotón del Giro, entre la naturaleza./ CC Engie Italia Flickr

Apuntes del Giro d’Italia 2016

Etapa 12: Noale - Bibione

Cohetes espaciales

Fernando Alcalá-Zamora

Hoy, viendo al equipo Lotto-Soudal trabajar en los kilómetros finales de la etapa, he recordado al Fassa Bortolo. Aquella colección de piezas moldeadas al milímetro, vestidas de blanco y azul, era lo más parecido a un engranaje mecánico.

Yo, por aquel entonces, andaba por los once o doce años y sabía aún menos que ahora. Desconocía lo que eran las Clásicas de primavera y los Monumentos; desconocía los recorridos de las etapas que me sentaba a ver y desconocía la identidad de la gran mayoría de ciclistas.

En realidad del ciclismo no sabía casi nada, y todavía me pregunto cómo caí rendido ante este deporte que era extraño en mi casa. Quizás se deba a que aquellos eran los años de la EPO Golden Age, los de las exhibiciones destartaladas de equipos al completo bajo los efectos de pócimas mágicas.

Y allí que aparecía el equipo Fassa Bortolo cuando se anunciaba etapa llana y para velocistas. De repente, una columna blanca se hacía con el mando del pelotón impidiendo cualquier conato de rebelión y ya nadie osaba alzar la mirada con esperanza.

Con la muchedumbre bramando y anunciando la meta solía iniciarse un movimiento encadenado: uno a uno, los peones blancos gastados iban desprendiéndose de la punta de lanza y yendo a desintegrarse al otro lado de la carretera.

A mí, la preparación perfecta de los sprints blanquísimos del Fassa siempre me pareció la plasmación en dos dimensiones del despegue de los cohetes espaciales. Las piezas de propulsión van haciendo su trabajo y desencajándose por fases hasta que, en el último momento, es el corazón del cohete quien culmina su ascenso en solitario.

Hoy el Lotto se acercó a la perfección de aquellas llegadas preparadas por el equipo italiano, al momento en el que un enjambre de ciclistas calca con grandeza los despegues espaciales hacia lo desconocido.

Alessandro Petacchi, el corazón del cohete, surcando el espacio en 2005./ CC Wikipedia
Like what you read? Give Fernando Alcalá-Zamora a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.