De frases y actividades…

De todas las frases existentes y actividades posibles, he adoptado “valer verga” como la más favorita.

¿Por qué?, porque llegué a mi casa a las cinco de la mañana con no sé cuantos litros de cerveza y dos mezcales encima. Porque no recuerdo la mayoría de las cosas que dije ni por qué las dije (quiero pensar que sólo estaba siendo yo misma). Porque mi mejor amigo me abandonó en la travesía y conviví con personas que no estoy acostumbrada a tratar, que aunque no fue desagradable, la plática ni siquiera era trascendete. Porque me encontré a dos grandes amigos de Rubén, en diferentes días y aún así me expuse tan vulnerable ante ambos, sin embargo acepto que fue muy grato verlos porque son personas a las que les tengo mucho aprecio. Porque caminé la Madero dos madrugadas seguidas, sin preocupación alguna mientras no dejaba de hablar. Han de disculparme un poco, Emmanuel, Efra, Lucy… Huran, porque a ti te tocó lo más denso.

Porque ya no me importa exponerme a mí misma recién levantada, con ojeras y mi nariz de cheeto de bola.

Porque me corté el cabello en un momento de ansiedad, haciendo alusión a la espera de que todos los aspectos turbios de mi vida cambien ya de una vez por todas. ¡Ja!, ojalá fuera tan fácil como que unas tijeras hagan desaparecer el largo pelo…

Porque me lavaba los dientes hace no más de media hora y casi me ahogo mientras pensaba en que tenía que continuar escribiendo esto que empecé desde ayer. ¿Ya ven como casi sí termino de valer verga muy cabrón?

Porque muy probablemente sí tengo problemas con el alcohol y aún así no hago nada por remediarlo. Y la verdad es que no tengo ni el interés ni la disposición en esta etapa de mi vida. No es muy chingón despertar cruda, pero tampoco es que eso me pase cada vez que tomo. Tal vez en algún momento me distancie de él… aunque no para siempre, tengo que aceptar que me gusta mucho beber.

Porque las decisiones que he tomado últimamente quizá no han sido del todo correctas, y lo peor de todo es que no solamente me afectan a mí, sino que también a las personas que me rodean diariamente: mi familia.

Porque tengo la cabeza llena de ilusiones, metas y prospectos, sin embargo no creo estar haciendo algo para conseguir lo que quiero. Estoy tan inconforme pero a la vez tan cómoda que parece que yo misma me estoy dando en la madre.

Porque ya no escribo para nadie mas que para mí. Aunque eso sea lo único que me está saliendo bien.

¿Por qué me gusta tanto el drama? ¿Por qué me complico tanto? ¿Por qué no hago lo que tengo que hacer?, pero más importante ¿por qué no hago lo que quiero hacer? ¿Por qué creo que lo que estoy haciendo y sintiendo está mal? ¿Por qué estoy deprimida? ¿Por qué no soy libre ya?

Necesito ayudarme.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.