Para que me conozcas un poco

A continuación te contaré cosas y anécdotas que pueden tal vez definirme, pero quién sabe… nunca terminas de conocer a una persona, siempre se está en constante cambio. Algunas son comunes pienso yo, pero otras las puedo definir como auténticas.

Mi postre favorito por excelencia es el helado. Me gusta mucho la consistencia y sentir como se derrite en mi boca. Cualquier sabor es bueno, pero si me dan a elegir entre chocolate y vainilla, la segunda sin pensarlo dos veces.

Esto es demasiado común entre muchas personas, pero la música es mi cosa favorita en esta vida y en este universo (seguramente también en otros). Todos los domingos dedico una hora mínimo a escuchar canciones que desconozco. Mis audífonos, acostada y nada más. Prefiero que sea en la noche o en la madrugada, es un buen ritual. Básicamente es lo que hago desde que me despierto hasta quedarme dormida, literal.

A propósito del GIF, Hey Arnold es la caricatura de mi infancia favorita. Diálogos sencillos, grandes historias, simple animación, mucho aprendizaje y lleno de jazz. Lo mejor, fácil.

Me autoapodé “Ale Pataki”, porque al igual que Helga, frente a los demás juraba casi odiar a un sujeto pero en secreto me tuvo vuelta loca por dos años. Él tenía novia. Pero con mucho orgullo puedo decir que hace ya más de año y medio que eso quedó superado. En su momento fue intenso, pero ahora somos buenos amigos. Su perro me cae incluso mil veces mejor que él.

(A este punto ya tengo miedo de empezar a escribir más íntimamente, pero ya qué… reflexión conmigo misma)

No me considero una persona completamente de piedra y sin sentimientos, pero sí algo fría. Eso del afecto no se me da muy bien, pero tengo mi manera de demostrarlo.

Eso del coqueteo no es lo mío, soy muy torpe.

Sonará ilógico, pero de hecho creo ser una persona sumamente sensible, siento mucho y lloro mucho. Así es la mayor parte del tiempo. ¿Dejarme ver como una persona fría es mi mecanismo de defensa? Me parece que sí. Por favor, ahora que lo sabes, sólo no te aproveches de esto.

A pesar de mi situación actual, doy la vida por mi familia. No importa quién sea, para eso estamos ¿no?

Mis amigos son la otra parte de mi familia y con los que más gozo estar. Serán pocos, pero son más que suficientes. En verdad los quiero con todo mi ser y siempre procuraré cuidar de ellos y de nuestra relación.

Cuando estaba en sexto de primaria, hicieron una audición a toda la escuela para entrar en el coro. Había tres categorías: los que de plano no tenían que estar ahí, los que podían decidir y los que de a huevo ya se habían chingado. Yo entré en la tercera, un poco por desgracia. Hubo una pastorela y a la hora en que los últimos versos eran a tres voces, sólo canté yo. Complot entre la maestra y mis compañeras. Me enojé muchísimo, yo no quería cantar sola frente al público. Desde ahí me dio un poco de vergüenza cantar frente a los demás, pero lo cierto es que me mama cantar. Así de simple y de sencillo.

He bailado muchos años y muchas danzas distintas.

En la primaria era de las morras más disciplinadas y aplicadas. Entré a la secundaria y valí cheto. Reportes y suspensiones a cada rato. De verdad eran tantos y por tantas mamadas que a veces hasta a la prefecta se le iba el pedo y al día siguiente ni se acordaba en pedírmelo firmado. Aún los conservo. También hice llorar a varios maestros, pero de eso no me acuerdo, lo sé por lo que mis ex compañeros me han contado.

La primera vez que vi un eclipse lunar era muy pequeña, y cuando la luna se escondió por completo me partí en llanto, estaba asustada y triste por ingenuamente creer que nunca la vería de nuevo por el resto de mi vida. Al día siguiente ahí estaba. Eso explica porqué tengo selenofilia.

También en cuarto de primaria lloré cuando la maestra Martha nos dijo que algún día el sol se apagaría. Tuve que ir a abrazarla a ella porque mi mamá no estaba ahí para consolarme.

Tengo dos hermanos por parte de mi papá. Me enteré de su existencia hace como cinco años y gracias a una carta que su mamá le había escrito a nuestro papá. Mi mamá la guardó por muchos años y una mañana mientras desayunábamos, me contó y me dio a leerla. Horas más tarde, los encontré en Facebook y ahora que los conozco me explico mi gusto por el alcohol y el rock. Son bien chidos.

Tenía como nueve años y creía que el mundo se iba a acabar. En ese entonces aún creía en la religión católica. Le hice una carta a Dios pidiéndole que en mis otras vidas siempre me diera a mi misma mamá. Mi mayor miedo era(es) perderla.

Mi lugar favorito es mi cama.

No me gustan mis pies y mi seno izquierdo es más grande que el derecho.

Mi primer novio lo tuve a los doce años, lo conocí a los siete y hasta la fecha es mi único amigo de toda la vida.

Tengo una obsesión con la ortografía, la geometría y siempre busco patrones numéricos en relación a cosas que me gustan y fechas.

Mi número favorito es el siete. No me gustan los números pares. Mi fecha de nacimiento lo lleva dos veces, el otro es un seis, pero está bien. Roger Water, David Gilmour y Syd Barret nacieron un día seis. El mejor disco de Radiohead, In Rainbows, se lanzó en el 2007. El segundo mejor, OK Computer, en 1997. Thom Yorke nació el 7 de octubre. Dogs que es mi canción favorita de Pink Floyd, dura diecisiete minutos. Lo siguiente sonará a mamada, pero Messi nació siete días después que yo, pero diez años antes. Por eso el “10” es el único número par que me gusta. El diez de su playera. Aunque claro que mi diez favorito siempre será Ronaldinho.

¡ME-MA-MAN!

Me estoy riendo un poquito porque empecé hablando de música y terminé hablando de futbol.

Me gustan un chingo los GIFs.

Me encanta dormir y a eso voy. Probablemente le dé seguimiento a esto, pero quién sabe, también es cierto que soy bien floja.

¡Gracias! Otra vez, te dejo más rolas:

Porque esto escucho justo ahora
Porque me gusta mucho SoulChef

¡PACIENCIA! Yo sé que a varias personas les cuesta trabajo escuchar Pink Floyd, pero no te miento cuando te digo que esta canción tiene el mejor solo de guitarra de la vida.

Vale verga, amo Pink Floyd con todo mi ser. A este punto ya se me puso la piel chinita. Espero sepas apreciarla, soy muy celosa cuando de ellos se trata.

¡BYYYYYYYYEEEE!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.