#Gasolinazo2017 | Por qué decir que 681 tiendas fueron saqueadas no basta

Durante la primera semana de 2017, las protestas contra el aumento al precio de las gasolinas en México derivaron en saqueos a tiendas de autoservicio y departamentales. Las pérdidas económicas ascendieron a 922.3 millones de pesos y las tiendas afectadas fueron 681, de acuerdo con la ANTAD. Conocer la ubicación exacta de cada uno de estos establecimientos haría posible realizar un análisis más detallado sobre lo que sucedió, pero la Asociación se niega a revelar la información porque, dice, los datos que puede hacer públicos son “generales”.

El Gobierno federal anuncia que los precios de las gasolinas aumentarán hasta en 20 por ciento a partir del primer día de 2017. A los mexicanos la idea no les gusta y protestan. Las manifestaciones de alguna manera derivan en saqueos.

A partir del miércoles 4 de enero, la noticia es esa: saqueos en la Ciudad de México, en el Estado de México, en Puebla, en Hidalgo, en Veracruz, en Michoacán, y la lista sigue. Tiendas como Coppel, Autozone, Wal-Mart y Oxxo fueron vandalizadas, mercancía fue robada y personas resultaron heridas.

Medios locales y nacionales lo reportaron. De acuerdo con la última nota, del martes 24 de enero, en total fueron 681 establecimientos y las pérdidas económicas superaron los 900 millones de pesos, de acuerdo con la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD).

La ANTAD, al agrupar a estos comercios, dio a conocer cuántas eran las tiendas afectadas conforme pasaban, primero, las horas y más tarde, los días. 50 tiendas, después 100, 200, 250, hasta llegar a 681 fueron reportadas como saqueadas ante la asocicación.

Pero, ¿de qué tiendas se trata? ¿En dónde están ubicadas? ¿Existe una relación que precise, uno por un uno, los establecimientos víctimas de estos saqueos?

No, no existe. La ANTAD, al ser cuestionada sobre la ubicación exacta de las tiendas, dijo que no haría pública la información, ya que los datos que puede proporcionar son “generalidades”.

Así, la única manera de rastrear y conocer los puntos en donde fueron registrados los saqueos, eran las notas periodísticas y los reportes ciudadanos en redes sociales.

Gobierno Fácil ubicó en un mapa las tiendas saqueadas en la ciudad de Puebla, información que fue posible recopilar a partir de notas de los diarios Cambio y e-consulta, así como tuits que alertaban al respecto.

La importancia de los detalles

El conteo de la ANTAD permite saber que 681 tiendas fueron saqueadas, lo que provocó pérdidas económicas superiores a los 900 millones de pesos. Esa información es suficiente en un primer análisis.

Sin embargo, los saqueos en respuesta al gasolinazo dejaron pocas certezas y muchas preguntas, y el tratamiento periodístico de los mismos, agregó dudas en lugar de proporcionar respuestas. Estas son algunas:

  • El papel de las redes sociales

Los saqueos fueron atribuidos a campañas en redes sociales y grupos de WhatsApp. También el pánico entre la población tuvo su origen en cadenas de mensajes y publicaciones sin verificar.

Es aquí en donde el periodismo y la verificación de datos adquieren mayor importancia: ante el pánico, es necesaria información verdadera que no provenga de rumores.

  • La imposibilidad de ubicar los lugares

La ANTAD decidió no hacer públicos los detalles sobre los saqueos. Al dar a conocer sólo la cifra total, realizar un análisis más detallado de lo que sucedió durante los primeros días de enero es imposible.

  • Correlación de datos

¿Qué análisis más detallado? ¿Para qué combinar la cifra total con otras variables? Porque los hechos no ocurren separados del contexto que los rodea. Conocer la ubicación exacta haría posible también saber, por ejemplo, qué partido gobierna en ese lugar o el índice delictivo de la zona.

Un reporte con esos elementos ayudaría a entender mejor lo que sucedió durante aquellos días.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Alejandra Padilla’s story.