Chau

Me desperté y, aún antes de abrir los ojos, percibí que algo había distinto. Como una conciencia diferente, un color, una vibración fuera de lugar... 8.35, decían los aún cerrados sentidos a mis neuronas. "Es muy temprano!" llegué a pensar. Dos vueltas y media en mi cama y lo supe: era hora, e ineludiblemente, los abrí. Tomé enseguida mi dispositivo electrónico y confirmé: "8.35, obvio". Sonreí.

Comencé a llevar orden a mis posesiones terrenales, regalé un nutritivo comienzo para mis retoños, y cuando cada uno comenzó su día en su propio camino, me di tiempo y me detuve en seco: "Murió".

Pero cómo? "Si hace tanto que lo conozco" inclusive llegué a lamentarme. Qué iría a hacer sin él era lo que carcomía ahora mis pensamientos...

Era un tipo seguro, hasta fanfarrón de todo lo que sabía. A veces me caía antipático, frío. Calculador, siempre viendo de qué protegerse, cómo hacer backup, cómo desafiar el objeto de tal o cual aparato. Preocupado siempre por algo, sufriendo por lo que otros le hacían, victimizándose de las circunstancias de la vida. Lo vi probar tantas recetas mágicas, tantos caminos de otros, tratando de repetir pasos de otros zapatos, que no se daba espacio para sus otras vivencias. Otras experiencias que pudieran llevarlo a su propio destino, si tal cosa existiese.

De repente caí que lo iba a extrañar cada vez menos a la larga, ya que hace un tiempo comenzamos a distanciarnos. Ya no teníamos tanto en común de que hablar ni compartir juntos. Ya no gustaba salir con él como antes. Él creo que se daba cuenta, y hasta me lo marcaba con sus ácidas críticas, siempre punzantes, muchas veces hirientes...

Nos queríamos, nos necesitábamos, pero habíamos entendido que ya no ibas más nuestra convivencia. Fue duro. Una realización difícil. Y de a poco cada uno fue siendo más de sí mismo, y alejándose...

Hoy murió un muy querido amigo. El acto de recordarlo, escribir su deceso y contarlo nos lleva a cada uno a su morada final. "Gracias por todo, mi amigo", dije con lágrimas cuando me despedí por fin de él...

Hoy murió el que ya no soy.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.