Lo que no quieren que sepamos…

Cajitas de Navidad

Actualmente un alto porcentaje de personas no quieren saber de política, y con toda la razón. Por qué saber de cómo se manejan tus tributos? Por qué saber qué se hacen con ellos? Por qué saber en qué «invierten» los políticos nuestros tributos? Si al final diremos que todos roban.

Lo triste es que la mayoría también piensa que lo que hacen los políticos al regalar dos o tres cajitas en Navidad es un «aporte» de parte de ellos, cuando en realidad es todo lo contrario, es una parte de la devolución que tienen que darle al pueblo. Nosotros como ciudadanos somos los que les pagamos a los políticos sus sueldos y su función es abogar por sus ciudadanos (cosa que su mayoría no hacen).

Si bien es cierto que en RD poseemos una de las tasas de impuestos más bajas, también que es lo contrario al mismo tiempo, por qué? Sencillamente pagamos el mismo impuesto varias veces, cómo? Cuando tenemos que contratar un seguridad – El gobierno tiene que proveer eso – con la inseguridad social – El gobierno es encargado de tener un plan policial de seguridad y no lo tiene – cuando tenemos que invertir en alarmas, cámaras de seguridad, etc. Cuando los niños tienen que estudiar en colegios privados – porque la educación pública no es competente – y de muchas formas más.

En fin tributamos para lo mismo, en diferentes escenarios, ahora bien nosotros como ciudadanos debemos de analizar si como vamos, vamos bien.

No es justo ver al más necesitado como un mendigo en diciembre haciendo filas, aguantando empujones, pasando malos ratos para que un fulano político de arriba de una tarima, con ego de un dios y que se siente intocable le de órdenes a sus séquitos «dale una a ese, dale una a aquel» como que no existiera la igualdad social.

El cambio es posible, es posible siempre y cuando empecemos en la casa, paso a paso, educándonos, leyendo, siendo imparciales, enseñando valores, enseñando principios, cuando estas condiciones se den, entonces habremos cambiando.

Like what you read? Give Alfred R. Quezada a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.