Un lunes

Erase una vez un lunes, que harto de cargar con la mala fama, decidió hablar.

“Los lunes somos los mejores!!” dijo. “Somos los días en que no hacéis nada con la excusa del cansancio” y siguió;

“Echadle la culpa a los sábados, que os incitan a poneros hasta arriba de sustancias que os dejan el cuerpo fatal, o a los domingos, que los dedicáis a cansaros con los amigos o simplemente a estar tirados en el sofá viendo caca televisada y en el mejor de los casos inyectándoos endorfinas a base de placer sexual”.

“No decís nada de los martes, los miércoles y los jueves, que son días sin aliciente ninguno que además tenéis que tirar de agenda para hacer cosas. COSAS. Es de locos”.

Dijo más cosas, todas por el estilo, y terminó con un escueto y quejoso “Hombre ya!!”.

Y se quedó más ancho que largo, y no le faltaba razón.

Like what you read? Give Alfregorl © a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.