Mi cuerpo también era nuevo

Aquellos eran otros tiempos, con colores mas intensos y aromas mas penetrantes, cuando el amor era nuevo, o no existía, o se imaginaba diferente a como se imagina ahora.

Todo era bueno, las cosas que nos prometía, las partes que nos entregaba, adelantadas e independientes, los labios de los soñadores que aun no eran, pero comenzaban a darse cuenta de que todo quería ser vivido.

Era divertido, queríamos ser diferentes, con nuestros primeros giros de adrenalina y caminando nuestras primeras calles, era cuando el tu y yo tenia sentido, aunque la ultima vez que nos vieron caminando juntos solo usábamos mi cuerpo.

Pero estaba bien por que las posibilidades eran grandes y la música nos refugiaba, las palabras no las usábamos como ahora pero no importaba, por que vivir estaba bien.

Luego todo cambio, y me hizo recordar cuando las cosas eran nuevas, por que las cosas tienen que empezar a morir para poder recordarlas empañando fotografías llenas de besos del pasado, los libros nos iban invadiendo poco a poco y podías empezar a cometer tus propios errores, tan tuyos, tan míos, tan dolidos los amores que te robaban el aire de un golpe sin consideración alguna, pero eso estaba bien, por que nuestros labios también eran nuevos, y los recorrías con la misma desesperación que sentías cuando terminaban las noches que queríamos llamar interminables y los gritos eran tan claros que rompían el aire, y eso, eso tenia sentido.

Los amigos, los sabores, las primeras decepciones, desde entonces yo quería ser un alma independiente o encontrar un lugar entre ruptura y ruptura como hasta ahora, que vivo en el espacio que cede una noche antes de ser día.

Enojarse estaba bien, pelear estaba bien, asombrarse era lo correcto y cambiar de opinión cada par de minutos.

Saborear la delicia estimulante y evolutiva de desperdiciar oportunidades y darte cuenta la lastima que fue sobrevivir a esos tiempos.

Y ahora, comenzamos todos a morir, unos de amor, otros de falta, pero todos de manera natural y sin mucho asombro, todos, hasta que solo quede uno de nosotros, y el, a todos los recuerde.

Pero hubo tiempos que fueron nuevos, y es por eso que los recuerdo tanto, cuando Dios nos hablo y nos dijo que no había nada que decir, y nosotros, solo estuvimos ahí, haciendo un ridículo de vida, que ahora extraño tanto.

https://youtu.be/G3OihW5MPKA