Nadie dijo que fuera fácil.

Abre los ojos, ¡Despierta! Eres fuerte, ¡vamos!, te han entrenado para esto, no queda tanto para conseguirlo…ya veo las olas, ya huelo la sal.

Se trata de eso, de continuar, de olvidarse del frío, de seguir este camino donde desde críos nos colocaron en la casilla de salida, de seguir el ritmo, y no atenuarlo bajo ningún concepto.

Deberás de elegir el lado del sendero que sientas, sin dejarte nunca engañar por su apariencia exterior, ya que son meras sombras proyectadas como ya dijo un gran filósofo.

Nadie dijo que fuera fácil, pero una vez atravesado, no arrepentirte jamás porque será lo que te acabara destruyendo.

Quedan aún algunos momentos difíciles, situaciones peligrosas e incluso el impulso de tirarlo todo por la borda, pero necesitas tener la mente fría y no olvidar nunca tu misión en este tablero.

Un gran deporte me enseño, que cuando sucede algo inesperado, lo único que tienes que hacer, es coger la pelota y echar a correr, porque solo TÚ mismo, eres el único obstáculo…en este sendero…para llegar a esa playa.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.