A mi patria — Poema

Un fuerte remezón había sacudido todas mis expectativas.
A lo mejor estoy en un momento de la vida en que creo, tontamente, saber algo de la vida, como dice Saramago. 
Yo lo leo, lo sufro, lo vivo.
Luego de haber visto a los fundamentalistas caer uno a uno ante mis ojos.
Huyo y temo, pero regreso.
Reinventarse es plantearle nuevas preguntas a las respuestas,
y mi pueblo los lee, los sufre, los vive.
No hemos aprendido nada.
Ante las actas se proclamarán como dadores de paz,
pues ahora todos quieren ser gestores de cambio a la fuerza.
Tengan cautela.
Ninguna minoría debe ser considerada como dato despreciable.
Podrían fusionarse tal vez bajo el odio y crear una revolución.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.