* Algunos nombres han sido alterados para proteger el anonimato de los entrevistados.

La libertad huele a cannabis

Compromís Santa Pola es pionero en la regulación legal de los clubs sociales de cannabis

L a utopía de un consumo seguro está cada vez más cerca gracias a los clubes sociales de cannabis, más conocidos como Asociaciones Nacionales de Terapias Naturales, que tienen como fin darle a sus socios un lugar en el que poder disfrutar de la sustancia de una forma agradable, sin esconderse en cualquier parque para no ser multado y sin tener que ir a comprar ilegalmente a los barrios más “chungos” de la ciudad manteniendo un cara a cara con el que te buscará sin descanso si no le das la “pasta”.

Compromís Santa Pola pensó que sería bueno facilitarles el recorrido, por ello el pasado 28 de abril planteó una moción en la localidad costera para poder darles un mejor futuro, si en algún momento se decide implantar alguno, salvándolos así del vacío legal en el que se encuentran. Así lo contaba Esteve Ruiz Ródenas, secretario del partido, que asegura que esta moción no tiene nada que ver con la legalización de la sustancia ni de los centros, sino con el hecho de crear una legislación con las condiciones que deben cumplir, por ejemplo la distancia mínima a centros escolares o condiciones de seguridad e higiene, como cualquier otro establecimiento que quiera abrir sus puertas. La moción terminó la sesión con buenas expectativas, y gracias a los nueve votos a favor saldrá adelante.

Placa oficial de la Asociación Angrowsol Elche | Ana Isabel Castillo

El secretario también ha comentado que “estos clubs son una herramientas más para conseguir un consumo seguro y moderado”. Otra de las necesidades que pueden cubrir son las de las personas a las que se les prescribe marihuana por razones médicas, pudiendo así ir a un lugar seguro a recoger la dosis necesaria sin tener que pasar por lugares peligrosos y codearse con personas “que no tienen muy claras sus intenciones”. Así lo plantea Esteve, a pesar de que la legislación no iba por ese cauce.

“Estos clubs son una herramientas más para conseguir un consumo seguro y moderado”, asegura Esteve

Una experiencia tangible

Aunque parezca algo lejano y ajeno, en la sociedad actual hay gente cercana que ha vivido en primera persona lo que es estar dentro de estos clubes. Antonio, vecino de la localidad, estuvo dentro de Angrowsol Elche durante un año. Él lo recuerda como “una buena experiencia”, un lugar tranquilo rodeado de juegos, como el futbolín o los dardos, además de máquinas expendedoras con comida y bebida donde poder consumir cannabis de una forma moderada y segura. Recalca que “en la asociación se toman muy en serio el tema de las leyes”, no puedes sacar marihuana al exterior y nadie que sea menor de edad puede acceder a las instalaciones, ya que se pide el DNI en la entrada. Además, el local cuenta con salida de humos para no cargar el ambiente.

Salida de humos de la Asociación Angrowsol | Ana Isabel Castillo

El motivo principal por el que dejó de ser socio fue porque no tiene coche y el lugar le pilla algo lejos, además añade que no tiene sentido ir allí a consumir si al salir tienes que conducir, pudiendo producir accidentes y arriesgándote a ser pillado por la policía, por eso está a favor de que exista una ley que regule estos lugares.

Si crear una asociación de este tipo no es fácil, entrar en ella lo es aún menos. Antonio cuenta que para poder ser socio es requisito indispensable ser mayor de edad, solo se reserva un 2% del total para socios de entre 18 y 21 años, y haber sido invitado por algún socio o haber ido de acompañante alguna vez. El número máximo de abonados que admiten es de 500. Si únicamente se quiere disfrutar de una visita deberás ir con un socio y solo podrás acceder una vez cada seis meses.

Para poder ser socio debes ser mayor de edad, solo se reserva un 2% del total para socios de entre 18 y 21 años

Clubes sí o clubes no

El Partido Popular lo tiene muy claro: no. La decisión del partido azul cuenta con dos partes: la parte legislativa y el rechazo hacia la normalización de una droga que es ilegal. Joaquín de la Morena, liberado del partido, hace hincapié en que la cuestión se escapa de las manos del Ayuntamiento y coincide con su compañera de partido y concejala, Ana Blasco, en que ya existen unas directrices superiores alrededor de este tema, por lo que esta ordenanza carece de sentido. La concejala afirma: “ estas asociaciones deben pasar primero por la Conselleria y una vez aceptadas llegarán a nosotros”.

La concejala afirma: “estas asociaciones deben pasar primero por la Conselleria y una vez aceptadas llegarán a nosotros”.

Por su parte, el concejal Luís Cáceres cuenta que el Partido Popular hubiese optado por la abstención si la moción hubiese sido de otra índole, pero su partido jamás apoyará a una asociación que fomenta el consumo de drogas penalizadas y asegura que “estos clubes son un mal ejemplo para los jóvenes de la localidad” y por ello, dieron la negativa a la iniciativa de Compromís.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.