En las nubes [Repost Nº13–2015]

No está pensando en lo que hay al otro lado. Más bien repasaba lentamente la última etapa que se cierra.

Descarta la avaricia como posibilidad. Sólo quiso dejar huella. Como todos. Dejar oír su voz en todos aquellos años de historia. Todo ello sin caer en el fantasma de la nostalgia, porque ya tuvo tiempo de despedidas, también hubo reencuentros mientras ascendía esas escaleras.

No tiene miedo de decir adiós, porque ya lo descubrió todo, lo perdió todo, volvió a empezar, aprendió de ello y apreció con perspectiva.

El aire está cargado de incógnitas: ¿qué sentirá cuando deje de sentir? ¿quién vendrá a su mente en los últimos minutos? ¿será recordado? ¿durante cuánto tiempo? Muchas serían respondidas con el paso del tiempo. Otras, sin embargo, escaparían a su comprensión.

En aquel momento recordaba sonrisas, momentos triviales que jamás pensó que su mente recuperaría para él. También buscaba caras que poco a poco fueron desdibujándose con el paso de los años.

Y ahora, tras haber cruzado la meta, con todo lo visto hasta ahora, no salía de su asombro al pensar en todas esas situaciones. “Una locura de mundo”, -se dijo a sí mismo. “Una locura de mundo, pero lleno de locos entrañables.”

Tras una etapa de espacios vacíos, podría estar junto a ella como siempre fue. Volver a verla era su máximo consuelo. Tener la certeza de poder recuperar lo que el tiempo le arrebató tras una vida de emociones compartidas y sentimiento mutuo. “Hasta que la muerte nos separe”, creyó oír en alguna ocasión. No pedía nada más. Simplicidad y opciones infinitas era lo que se abría ante su mirada perdida.

En definitiva, todo se reducía a la misma sensación desde que tuvo uso de razón: vivir para poder recordar, y recordar para saber que vivió.

Las manecillas del reloj comenzaron a disminuir su velocidad mientras su mente se apagaba lentamente.

Podía sentir una brisa cálida, en medio de un paisaje que se le antojaba familiar. Y en medio de la luz, distinguió su inconfundible y añorada sonrisa.

“Cariño, he vuelto a casa.”

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Andrew Sunderland’s story.