Virgilio, piensa antes de contestar.


Virgilio Hernández no es exactamente una lumbrera. Eso ya lo sabemos. Pero al menos podría mostrar un mínimo de coherencia lógica al defender la subida confiscatoria que pretende realizar el Gobierno al impuesto a la herencia.

Por un lado dice:

Quienes dicen que esto tiene que ver con un tema fiscal están absolutamente equivocados, no conocen del tema, lo hacen de mala fe o defienden intereses. No es un tema fiscal, porque así esto se multiplique por cuatro, va a ser absolutamente mínimo en relación con el Presupuesto del Estado.

Y cuando le preguntan, en la misma entrevista, que qué pretenden entonces con la subida, responde:

Incentivar que el común de los ecuatorianos, la mayoría, pueda pensar que el Estado tiene que cumplir un rol redistributivo y ese poder permitirá que la mayor cantidad de ecuatorianos tenga oportunidad para la educación, la salud, la ciencia, la tecnología. Esto es fundamental.

A ver Virgilio: ¿cómo van a tener los ecuatorianos mayores oportunidades de educación, salud, ciencia y tecnología incrementando un impuesto que aún cuando “se multiplique por cuatro” resultaría “absolutamente mínimo en relación con el Presupuesto del Estado”?

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.