La competencia política se organiza cada vez más en apoyos múltiples y alianzas cruzadas, que apenas están reguladas. Además, cada provincia tiene sus propias reglas para oficializar candidaturas y boletas. El resultado es que los partidos arman y desarman su propuesta electoral según el distrito y la ocasión, con un margen de maniobra inusitado. Esto confunde al elector, dificulta que los dirigentes políticos rindan cuentas de sus decisiones ante la ciudadanía, y sobre todo dificulta la gobernabilidad, porque votar leyes, definir y supervisar políticas son tareas muy distintas a la de competir en elecciones. Cuando un gobernador es electo con apoyos múltiples, su apoyo legislativo está fragmentado, y el apoyo electoral circunstancial difícilmente se traduce en una coalición de gobierno estable. Es por eso que las negociaciones ocurren caso por caso, voto por voto, en cada sesión, lo cual dificulta acuerdos de mediano plazo.

Argentina Elige propone limitar los apoyos múltiples y las alianzas cruzadas, tanto a nivel nacional como provincial, para que las opciones electorales sean claras, y con un horizonte de mediano plazo.

Ley de lemas, listas espejo, colectoras y sus variantes (adhesiones, acoples), y candidatos que en un distrito integran una alianza pero a nivel nacional otra, son entre nosotros situaciones habituales.

Las listas espejo son dos o más listas idénticas, con los mismos candidatos cargo por cargo, solo que con distintos sellos partidarios. Sin presentar candidatos propios, le permiten al partido que espeja la lista de otro hacerse de votos, que lo ayudan a subsistir jurídica y económicamente.

Las colectoras son listas diferentes que en algún cargo llevan al mismo candidato. El cuerpo de la boleta que es igual es el que “colecta” votos de varias listas. Así, un candidato a presidente o gobernador puede recolectar votos de su propio partido pero también de varios aliados o adherentes. Las colectoras reúnen apoyo electoral pero mantienen la autonomía de las agrupaciones. A veces el que colecta es el presidente, a veces el gobernador.

Acoples y adhesiones son variantes de las colectoras. En algunas provincias, los requisitos para crear un partido político y luego adherir a las listas electorales de otro partido principal son muy laxos. Esto ha llevado en algunos casos a una proliferación abrumadora de boletas.

Pero tal vez el caso peor sea el de la ley de lemas, que subsiste en algunas provincias. En este sistema se cuentan los votos de cada lema (el partido o la alianza de partidos) y cada sublema (el candidato). El cargo en disputa se le asigna al lema más votado, y dentro de ese lema, al sublema más votado. En la práctica, este sistema suma votos a quienes no los recibieron directamente, y permite que el candidato más votado no sea necesariamente el electo.

Además de estas formas de apoyos múltiples, las candidaturas se enredan con las alianzas cruzadas: partidos que en sus distritos se alían con otros, a los que luego enfrentan en las elecciones nacionales.

Encontrá más información en el Observatorio Electoral Argentino.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Argentina Elige’s story.