10 Lecciones Que Dejó El Cáncer En Mi Vida

Suena sencillo decir que soy un sobreviviente de Cáncer y tener hoy la dicha de poder compartir mi historia con ustedes me hace muy feliz, una historia de lucha, sacrificio y FE, que sin lugar a duda fue lo más duro que me ha tocado afrontar en mi vida y no tan solo por el hecho de darle pelea al destino si no por la obligación de estar vivo ya que 2 pequeñas criaturitas aún me necesitan a su lado.

Primero déjame darte un breve resumen de mi diagnóstico:

A fines de Junio del año 2013 fui diagnosticado con Cáncer, un tumor en la parte inferior del abdomen, este fue encontrado en una etapa temprana lo que significó una operación y seguimiento de cerca por los próximos años, todo parecía normal y la idea de que un día fui diagnosticado con Cáncer estaba prácticamente desvanecida ya que no tuve ningún tipo de tratamiento más que una simple operación. Mi verdadera historia de cómo me convertí en un sobreviviente comienza 8 meses después cuando en Marzo del 2014 en un scanner de rutina encontraron que el mismo tumor anterior esta vez se había “alojado” en el pulmón cubriendo gran parte del lóbulo inferior y cerca del corazón lo que se llama Metástasis.

El plan de acción era un tratamiento severo de 28 Quimioterapias y cirugías para remover los residuos, para hacer la historia corta: el tumor que media 8 CMs se redujo a 1.5 CM después del tratamiento y era tiempo de entrar a “picar” lo que quedaba para comprobar si lo que estaba adentro aún era Cancerígeno o eran solo residuos y el tumor ya estaba seco. Me operaron y la espera de los resultados se hizo interminable, llego el día de la visita al doctor, (aun se me ponen los pelos de punta solo escribir esto) entró con los resultados en la mano y me dijo lo que probablemente sean más palabras más hermosas que he oído:

“MR. TOGNARELLI YOU ARE NOW CÁNCER-FREE!”

Por fin 8 meses de lucha intensa habían llegado a su fin, y ahora era hora de compartir mi testimonio y mi aprendizaje con el mundo. Así que aquí te dejo con 10 enseñanzas vitales que dejó el Cáncer al visitar mi vida.

  1. Me dejo de importar lo que la gente piense de mi, esto me sucedía a diario cuando caminaba por el mall o la calle sin pelo pestañas ni cejas, las miradas de la gente eran evidentes, se notaba en sus rostros que mil preguntas recorrían por sus cabezas, cosas cómo, porque no tendrá pelo? qué le habrá pasado? etc, me acostumbre a las miradas y que me señalen con el dedo a tal punto que hoy por hoy poco y nada me importa los prejuicios ajenos, cuando quiero hacer algo no pienso en que dirá la gente, ya que lo que ellos opinen o piensen de mi no tiene poder absoluto sobre el resultado (a menos que yo lo permita)
  2. Desarrolle un increíble sentido de agradecimiento, durante mi batalla contra la enfermedad todo era incertidumbre, el día de mañana no era seguro (para nadie lo es pero la gran mayoría así lo cree) sabia que tanta droga de las quimioterapias me podían pasar la cuenta en cualquier momento a tal punto de colapsar, lo que me llevó a desarrollar una inmensa gratitud por el día a día y hoy tener la dicha de seguir vivo es un milagro, por ejemplo: nunca antes me había detenido a pensar lo importante de respirar y cómo lo damos por hecho, hasta que me operaron los pulmones para remover el tumor, desperté lleno de mangueras y tubos que me ayudaban a seguir respirando fue cuando me di cuenta lo poco conscientes que somos de cosas tan vitales cómo estás las cuáles nos mantienen vivo.
  3. Aprendí a agradecer por lo que tengo y no enfocarme en lo que falta, vivimos en un sociedad donde la gran mayoría se enfoca en lo que no tiene y le gustaría tener, dejando de lado la gratitud por lo que ya tenemos, alguna vez has escuchado “ el césped del vecino siempre se verá más verde?” es exactamente a lo que me refiero, siempre pensaremos que él prójimo está en mejor posición que la nuestra, o que tiene más dinero, éxito, etc. el punto es que subestimamos nuestro potencial a tal punto que terminamos no haciendo nada por miedo a fracasar.
  4. El momento perfecto es ficción, así es, el momento perfecto para hacer las cosas no existe, durante mi enfermedad leí algo que marcó la manera en la cual estaba afrontando este periodo, que fue “La vida no se trata de esperar a que la tormenta pase sí no que aprender a bailar con ella” y fue exactamente lo que hice, en vez de maldecir a medio mundo por lo que me había tocado vivir, preferí adquirir la mayor sabiduría posible, vivir la vida, agradecer el milagro de seguir vivo, desarrollar compasión por aquellos que estaban en mi misma posición y compartir mi historia, con el fin de dar ánimo a los que se acomplejan por cosas tan banales y que están dentro de sus posibilidades cambiar, aprendí a no esperar por el momento perfecto si no que hacer perfecto todos mis momentos.
  5. Mi cuerpo es mi templo y debe ser tratado cómo tal, lamentablemente esto no la sabía hasta que decidí investigar el vínculo entre la enfermedad y la comida, descubriendo cosas cómo los GMOs, comida enlatada, la leche, carnes procesadas, los químicos y pesticidas en frutas y verduras, endulzantes artificiales, colorantes, etc todas estás cosas están comprobadas por modificar tu ADN completamente a tal punto de producir un Cáncer en tu cuerpo, todo esto me llevó a seguir una dieta Vegana al 100%.
  6. Estar 100% presente, porque el único momento seguro que tenemos es el ahora y nada más que eso, es dificil de entender pero nadie nos asegura que dentro de el próximo minuto estaremos vivo, entonces para que enfocarnos en algo que no es seguro? ahora, no me refiero a los planes que tenemos para el futuro, ni a no tener una proyección de vida ni nada de eso, solo me refiero a no desperdiciar lo único que tenemos seguro que es el ahora, ya que vivir en el futuro es vivir en ansiedad, vivir en el pasado es vivir en depresión por algo que jamás volverá y solo es un recuerdo mientras que vivir en el presente es realmente VIVIR, el estar presente también me hizo darme cuenta que él día a día está lleno de oportunidades que muchas veces las desperdiciamos o simplemente no las vemos por no estar enfocados en él “ahora”.
  7. Tomar responsabilidad por mis actos y decisiones, y cuando digo responsabilidad también me refiero a la enfermedad, algunos pensaran que todo va en la genética, y tal vez asi sea, pero en lo personal yo cometí muchísimos desarreglos fisiológicos por los cuáles me hago responsable. Al mudarme a los Estados Unidos cambie mi dieta de una manera muy drástica me puse a probar todo tipo de comidas, aumente mucho mi peso, me volví sedentario, tome muchísimas pastillas, probé cosas que “no debería” y termine sumergiéndome en estrés que a mi juicio personal me hace pensar que todos estos desarreglos desencadenaron el Cáncer en mi sistema.
  8. Dejar de culpar a los demás, es sencillo culpar a medio mundo cuando las cosas no salen de la manera que queremos, o cuando no hemos alcanzado nuestras metas por culpa del tiempo, de las responsabilidades, oportunidades etc. la gente más exitosa del mundo tiene 24 horas en un día al igual que tu y yo, la gran diferencia es la manera en que esté tiempo es usado, sí la oportunidad no te llega tu la generas y punto, si quieres algo vas ha por ello, si caes te levantas y sigues, las excusas te devoran y la duda siempre existirá, si esperas a que todo esté perfecto y a tu favor para hacer lo que quieras en la vida, créeme te morirás esperando.
  9. Conocerme a mí mismo, a mediados de mi tratamiento en esos momentos cuando solo quería dormir, no quería ni ver ni hablar con nadie y mi energía era nula me sumergí en la soledad y casualmente esto me ayudó a conocerme a un nivel mucho más profundo y descubrir facetas de mi persona que jamás había puesto atención y ni sabia que existían, adopte un profundo amor por las artes espirituales, desarrollo personal, meditación, escritura, el comportamiento humano, buscar el porqué hacemos las cosas y porque actuamos de la manera que lo hacemos y que nos mantiene atados de vivir la vida que realmente deseamos y merecemos.
  10. Vivir la vida que deseamos sin esperar la aprobación de los demás, todo ser humano tiene sueños y metas, menos del 5% lo logra, una cifra que me hace pensar que algo anda mal, y en lo personal creo que todos tenemos un propósito único en nuestro paso por la tierra, un propósito que se te fue dado a ti y solo a TI, no esperes que el resto lo apruebe, te dirán que: es una locura, no es posible, cómo se te ocurre, etc, pero la respuesta a esto es que ese propósito es tuyo no de ellos, ellos no verán las cosas de la manera que tu lo haces, no tienen esa intuición, no esperes nunca que los demás aprueben tus sueños, Muchos no lo intentan por miedo a fracasar, lo que a mi me da terror es envejecer sin lograr las cosas que quiero y esto lo uso cómo impulsó día a día para moverme en dirección a mis sueños, la vida me azotó con un Cáncer que dejó consigo un sentido de urgencia en mi interior, una urgencia que me grita: el tiempo escapa, te haces viejo, no desperdicies tu tiempo, no eres inmoral, el día de mañana seras comida de gusanos, lucha por lo que que amas, no te rindas, es posible!

Me quedo corto en palabras y sentimientos para describir todo lo que se me viene a la mente cuando me toca compartir algo tan delicado cómo esto, todo lo que escribí aquí va especialmente dedicado a 2 personas las cuáles hoy no están conmigo y que precisamente se los llevó el Cáncer, uno es mi Padre, Alberto Tognarelli y la otra persona es una gran amiga Rossana Hess ambos lucharon hasta el final, perdieron la batalla pero no la guerra ya que sus enseñanzas, palabras de aliento y cariño permanecerán en mi hasta el día que mi visita en este mundo concluya.

http://www.atraela.com/10-lecciones-que-dejo-el-cancer-en-mi-vida/

Like what you read? Give Atraela a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.