María: “nosotras estamos para ofrecerle ayuda y apoyo. Las puertas del CAVI siempre están abiertas para ellas”

(Foto de: www.regmurcia.com)

Justo al lado de la Policía Local de Alcantarilla, una pequeña puerta con un cartel discretamente situado al lado de un timbre nos informa que estamos en el Centro de Atención Especializada para Mujeres Víctimas de la Violencia de Género (CAVI) de Alcantarilla, donde diariamente acuden mujeres procedentes de municipios cercanos para buscar ayuda y apoyo.

Detrás de esa pequeña puerta hay diferentes tipos de profesionales dispuestos a ofrecer su mano para que estas mujeres encuentren una salida y puedan rehacer su vida de nuevo.

María es la Trabajadora Social del CAVI de Alcantarilla y junto a ella esta Patricia, Psicóloga del centro. Gracias a ellas hemos podido conocer como es su día a día en el centro y que funciones o métodos ponen en marcha para ayudar a las víctimas de la violencia de género.


¿Qué proceso seguís en el CAVI cuando viene una mujer con un nuevo caso de violencia de género?

María: Yo, como trabajadora social, soy la primera persona que recibe en el CAVI a las mujeres. Hay dos tipos diferentes de casos, aquellas mujeres que ya vienen con una sentencia firme o que han decidido dar el paso para realizarla, y aquellas mujeres que únicamente vienen a informarse. Las mujeres que vienen si poner denuncia se le informa de este servicio y de las personas que lo conformamos para así realizar una entrevista con cada una de las profesionales que integramos el CAVI (trabajadora social, psicóloga y abogada) para que sea asesorara e informada desde cada punto de vista profesional. A esta mujer se le garantiza una total la confidencialidad los datos que nos proporcionen y nos tiene que firmar esta autorización para que podamos tomar todos sus datos personales y su caso particular. Todo ello queda archivado en un expediente.

Patricia: También hacemos hincapié en que va a ser ella misma la que va a tomar sus propias decisiones y que únicamente nosotras le vamos a asesorar y ayudar. Pero sin su consentimiento no podemos hacer nada. Aquí no se le va a juzgar y es importante que ella tome de nuevo las riendas de su vida.

María: Sobre todo para ganar la confianza en ella misma porque no sabe lo que se va a encontrar al venir aquí. Por mucho que tú se lo digas, te tienes que ganar un poquito la confianza. Garantizarle que aunque alguien pregunte por ella, nosotros no podemos darle ningún tipo de información, aunque sea un familiar directo. Para todo lo que realizamos necesitamos su permiso. El primer paso es realizarle una entrevista, donde recojo toda la información personal de esta mujer, datos personales, si ha habido denuncia, si aún no la ha puesto, etc. También veo el tema de si hay menores de edad a su cargo o si son mayores de edad. Si se casó en bienes gananciales, si vive en una vivienda de alquiler, o a su nombre. También pedimos información de los hijos, si están escolarizados, si hay una problemática de salud, alguna minusvalía en los menores. Los estudios que tiene la mujer, si está desempleada, si está trabajando, cuánto tiempo hace que trabajo, también el tema de salud de ella, los apoyos con los que ella cuenta, ingresos, gastos, etc. Además lo que hago es explicarle los tipos de malos tratos que existen, ya que son cuatro y normalmente los que solemos conocer son los físicos y los psicológicos, pero existen el maltrato económico y el sexual. Un poco para que vean cual es el tipo de maltrato que viven, y por si no se habían dado cuenta hasta que punto estaban siendo maltratadas.

Patricia: todo ello para que logren identificarse y reconozcan que les está pasando.

María: posteriormente hablamos del “Ciclo de la violencia de género”. Por lo general, ellas suelen venir con mucho sentimiento de culpa y lo que les tratamos de explicar es que es muy difícil salir de ahí. Le reforzamos mucho a nivel psicológico y le animamos a seguir a delante para que se sientan apoyadas viniendo aquí. Ya que es un paso muy importante y difícil para la mujer. Para completar aun más esta entrevista le preguntamos los antecedentes de violencia que ha habido desde que comenzó su relación con su agresor. Recordando cómo ha ido evolucionando esa relación del maltrato y para que ellas mismas reconozcan como esa violencia ha ido aumentando progresivamente conforme ha avanzado el tiempo. Una vez que ella me ha relatado todo pasamos a darle las orientaciones pertinentes en cuanto a materia social y para ello, yo les reservo una cita con la psicóloga y con la asesora jurídica.

Patricia: este sería más o menos el protocolo que seguimos en el CAVI, una vez que María, la trabajadora social ha recopilado todos los datos y ha conocido toda la historia, pasamos a la parte psicológica de la que yo me encargo.

Hay cuatro tipos diferentes de ejercer el maltrato, ¿Qué características tienen cada uno de ellos y como los podemos identificar?

Patricia: el maltrato físico es aquel en el cual hay una evidencia física de manera directa o bien indirecta, eso quiere decir que también se tiene en cuenta cualquier golpe en la pared, arrojar objetos o dar puñetazos en paredes, son agresiones aunque no directas sobre la mujer. Pero esta también es una forma de fomentar el miedo y amedrentar a la mujer. El maltrato psicológico está compuesto por insultos, amenazas, menosprecios, humillaciones, etc. Luego tenemos el maltrato económico, que es una manera de coartar la libertad de la mujer, controlando los gastos, pidiéndole los recibos de todo, no dejándole acceso a las cuentas económicas. Ellos tampoco dejan que se realice como persona, impidiéndole así que estudie o trabaje. Estas mujeres tienen que estar siempre en casa y es una manera de cortarles las alas, ya que si no tiene recursos, nunca podrán salir de casa.

María: Ellos siempre tienen el control de las cuentas y en general el control sobre la vida de la mujer. Por ejemplo, si la mujer trabaja y tiene un sueldo, él exige que el sueldo de ella sea íntegro para la casa, pero el suyo no. Ellas realmente no saben ni lo que están cobrando, porque son ellos quien lleva ese control. Limitando aun más la libertad de la mujer.

Patricia: por último tenemos el maltrato sexual, que es otra manera de coaccionar a la mujer, haciéndolas sentir culpable y amenazándolas con irse con otras mujeres si ella se niega a mantener relaciones sexuales con él. Las mujeres no identifican la violación dentro del matrimonio porque “es mi marido” y hay un daño moral mucho mayor cuando es dentro de la pareja que fuera.

María: yo quiero matizar una cosa, en cuanto al maltrato físico, ellas le suelen quitar mucha importancia, y dicen “no, si a mí nunca me ha pegado” pero cuando nos ponemos a indagar, terminan confesando que si han recibido algunos empujones o pellizcos, y esto se debe a que no lo identifican como maltrato físico, pero realmente el maltrato empieza por ahí, por un empujón, y con el tiempo esto va aumentando en gravedad.

Patricia: hay muchas mujeres que le quitan importancia, cuando no ha habido maltrato físico, y por ello no se siente el típico perfil de mujer maltratada, porque no han sido golpeadas físicamente, pero el maltrato psicológico es mucho más dañino que el físico.

No estamos a acostumbrados a oír sobre el maltrato económico en sí, ¿Donde es más frecuente que este suceda?

Patricia: sobre todo matrimonios de personas mayores, en el cual prima el modelo patriarcal en el cual es el hombre el que trabaja y se gana el sueldo y por ello puede hacer y deshacer todo lo que quisiera. Mientras que la mujer organiza la casa y no tiene nada de libertades.

En cuanto a las relaciones toxicas en adolescentes ¿Como hacéis frente a este notorio aumento de los casos?

Patricia: a día de hoy está aumentando el número de adolescentes y chicas jóvenes que vienen al centro y a nivel social. Las relaciones toxicas suele empezar por los celos, por parte de los dos, control, faltas de respeto, etc. Pero puede desenfocar en violencia de género con el paso del tiempo. Aquí es donde está el peligro. Nosotras aquí tenemos un grupo de apoyo formado por adolescentes para trabajar todo el tema de estas relaciones toxicas.

María: este es un tema muy peligroso, porque va avanzando y hay muchísimo control con las relaciones adolescentes en cuanto a las redes sociales. Además lo hacen todo juntos, no tienen hobbies por separado.

Patricia: yo considero que todo comienza por un pensamiento romántico en esas edades en las que creen que los dos deben ser uno. Pero como esto es imposible, en el momento en el que uno de los dos lo rompe es cuando empieza la lucha de poderes entre los dos.

¿Cómo se podría evitar esto y concienciar a la mujeres de que esto no tiene nada que ver con una relación sana?

Patricia: la sensibilización es súper importante y sobre todo ir hacia el origen, es primordial que tanto chicos como chicas adolescentes hayan tenido una educación en igualdad. Muchas veces esas personas que ejercen la violencia han sido educados en un ambiente similar y esos comportamientos los han visto como algo normal y este es un factor de riesgo muy importante.

María: por eso nosotras, aunque intentamos sensibilizar tanto a los niños como a los jóvenes, no podemos realmente erradicar el problema porque hay que empezar en edades muy tempranas y sobre todo que en su hogar se refuerce el tema de la igualdad.

¿Qué talleres realizáis en el CAVI?

María: nosotras organizamos todos los años una serie de talleres, tanto en secundaria como en primaria, en estos últimos lo que tratamos es de trabajar con los niños pequeños el tema de la igualdad. Para ello realizamos “cuenta cuentos”, juegos, etc. Por ejemplo hemos realizado en colegios un cuento que se llama “Mi papa es ama de casa ¿y qué?”.

Patricia: a raíz de ahí tratamos un poco como se reparten las tareas domesticas, que figura tiene que hacer la madre y el padre, es decir, trabajamos un poco los falsos mitos asociados a la desigualdad, ya que a día de hoy aun existen.

María: Luego en secundaria, que es donde más talleres y actividades hacemos, también trabajamos la igualdad, haciendo visionados de películas, juegos, les mostramos cuando una relación comienza a ser toxica y pequeñas cosas que ellos en un primer momento pueden asociar a un tema romántico pero que en realidad no lo es.

Patricia: los adolescentes consideran que los celos es una muestra de amor, por ello es muy importante aclararlo ya que puede desembocar en un tema de violencia. También realizamos talleres de música y a través de canciones mostramos como ha evolucionado el tema del machismo. Desde los años 60 con temas como el de la Minifalda” de Manolo Escobar hasta la actualidad con temas de “reggaetón. Para que aprendan ese lenguaje sexista que es tan perjudicial.

María: con todo ello lo que pretendemos es que se abra debate y se cree dialogo entre ellos.

Patricia: este año hemos hecho un proyecto europeo que consiste en una serie de actividades para generar debate y que los más jóvenes expresen sus pensamientos sobre el tema.

María: también aprovechamos y les informamos de este recurso y de los teléfonos de emergencias que están a disposición de todos los ciudadanos.

Patricia: además puntualizamos mucho el tema de las redes sociales que son una gran ventana hacia el control. Muchas de las chicas que tenemos en los talleres nos dicen “ mí me encanta que me mande mensajes y que este a todas horas pendiente de mi, que me llame” y todo esto puede dar la vuelta y convertirse progresivamente en maltrato y control de la mujer.

¿Creéis que aún en el siglo XXI estamos rodeados de una cultura machista?

Patricia: incluso los cuentos de la infancia tienen aspectos machistas, empezamos ya desde el origen, en el cual la princesa es salvada por un apuesto príncipe y ellas nunca trabajan. Además en todos estos cuentos podemos ver a la mujer en un perfil muy sumiso y complaciente, donde muestran la importancia que tiene que una mujer se case y se ocupe del hogar. Ahora estamos comenzando a ver algunas películas de Disney en las cuales no es necesario que la princesa encuentre a su príncipe y se casen para ser felices.

¿Como ayudáis y qué medidas se ponen en marcha cuando una mujer víctima de violencia de género sin recursos acude a vosotras y depende íntegramente de su marido?

María: Cuando comenzamos a conocer la situación de la mujer y vemos que estudios tiene, que experiencia de trabajo, cual fue la última vez que trabajo, etc. La mayoría de ellas ni siquiera están inscritas en el SEF (Servicio de Empleo y Formación), son desempleadas o incluso no tienen los estudios primarios terminados. Nosotras las intentamos ayudar de la mejor manera posible. Una vez que sabemos cuál es su historial de trabajo lo que hacemos es derivar a la mujer al itinerario de inserción laboral del SEF para que aquellas mujeres que vengan aquí y estén en esa situación de desempleo sean orientadas e informadas de las posibles salidas laborales que tengan a su alcance. Todos los SEF de la Región de Murcia, tienen asignada un orientador u orientadora que va a atender a las mujeres víctimas de la Violencia de Género. Esto es un servicio voluntario, a la mujer se le ofrece este servicio pero nunca podemos dar sus datos sin su permiso. Este orientador le informa de cursos, la inscribe para ofertas de empleo o le ayuda con el curriculum.

Patricia: por otro lado tenemos la RAI, esta ayuda va dirigida a aquellas mujeres que han puesto denuncia y se ha dictaminado sentencia, tienen acceso a la Renta Activa de Inserción, que es una prestación económica de SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal Dirección Provincial de Murcia). En este preciso momento la RAI es otorgada solo durante el tiempo que la mujeres tiene de protección u orden de alejamiento, es decir, si la sentencia ha dictaminado tres meses de protección la mujeres recibirá la RAI durante tres meses.

María: esta ayuda sería para que la mujer pueda reinsertarse rápidamente a su vida y a la brusquedad de empleo, para así tener unos mínimos de ingresos. Mientras tanto se va derivando a servicios de empleo.

Patricia: y es muy importante también, como dice mi compañera, saber hacer ver a las mujeres el objetivo de la RAI, porque muchas de ellas creen que es un derecho que ellas tienen por haber sufrido malos tratos pero la RAI es una ayuda para que ellas puedan rehacer su vida y encuentren un empleo con lo que poder mantenerse y sentirse realizadas, que es algo muy importante.

María: la RAI tiene otra particularidad y es que de forma excepcional, en los que veamos que la mujer no ha superado aún su situación de violencia de género, podemos hacer un informe de acreditación para que pueda renovar esta ayuda.

Patricia: además desde aquí también las animamos a que retomen sus estudios, a que hagan algún curso o modulo, cualquier cosa, porque si no siempre van a estar en el mismo punto, y es como una manera de prosperar.

María: se les explica también a aquellas mujeres que tienen sentencia que por el hecho de tenerla el empresario que las contraten va a obtener una bonificación, hacemos hincapié en esto para que lo aprovechen. Además también existen los talleres de empleo, en el cual ellas se inscriben y obtienen tanto una formación académica más un salario.

Patricia: pero estos talleres no están reservados únicamente para mujeres maltratadas, por lo que consideramos que se deberían poner más cursillos dirigidos únicamente a ellas.

¿Qué ayudas psicológicas y económicas tienen aquellas mujeres que tienen a su cargo menores de edad pero que no tienen recursos?

Patricia: cuando hay menores de por medio, aquí, realizamos una derivación a un recurso que es gratuito y que lo único que tienen que cubrir estas familias es el desplazamiento, es a la asociación Quiero Crecer de Murcia. Yo siempre trato de recalcar que por poco que sea, estos menores están afectados por haber podido presenciar estos episodios de maltrato y es muy bueno para ellos que vayan y tener esta ayuda.

María: pero en cuanto ayudas económicas, los menores pueden acceder a una gran variedad sin que sea necesario que sus madres sean víctimas de violencia de género. Pero es cierto que en aquellos casos en los que existe violencia de género, tienen mayor acceso o facilidad para obtener una ayuda para una beca de libros, guardería o comedor.

Aunque no es muy común, ¿Habéis recibido en el centro a mujeres que afirmaban haber sufrido violencia de género y después habéis determinado que no era así?

María: en la entrevista que yo mantengo con las mujeres que acuden a nosotras, aparte de que hay muchos indicadores de físicos por decirlo así, puedes percibir fácilmente que esa mujer está sufriendo maltrato, como por ejemplo con su conducta no verbal. Las mujeres no perfiles de malos tratos, son aquellas que vienen y nos dicen: “Oye me he enterado de que hay aquí una abogada y me quiero divorciar” y entonces empiezan a relatarnos discusiones con la pareja, en la cual no hay sumisión de una persona concreta si no que es igual por las dos partes y por ello no implica ningún tipo de violencia. Pero de todas formas, ante la duda, porque aquí nunca ponemos en entredicho los testimonios de las mujeres y ni mucho menos las juzgamos, yo siempre le concierto una cita con Patricia, la psicóloga, para que profundice aún más y veamos si hay algún indicador de que sea una mujer maltratada o no.

Patricia: normalmente, una mujer que es víctima no suele venir muy empoderada, no viene exigiendo, si no que guarda mucho sentimiento de culpa y de pena que le inculca el propio agresor, vienen deprimidas, con ansiedad y temerosas de lo que pueda suceder por acudir aquí. Pero cuando una mujer no cumple este perfil se ve rápidamente, ya que las mujeres maltratadas, no le dan importancia a temas económicos, sino que se centran en los derechos de sus hijos y en poder salir de esa situación tan difícil que atraviesan.

María: pero ante estos casos de mujeres que no cumplen el perfil de violencia de género, no se queda todo en una entrevista conmigo, la trabajadora social, si no que hacemos más entrevistas con la psicóloga y la abogada antes de determinar algo. A no ser que sea un caso muy evidente. Pero estos casos son poco frecuentes, y realmente las mujeres que acuden a nosotras son mujeres que lo necesitan.

¿Por qué aunque hay denuncias previas no se puede evitar que algunas mujeres mueran en manos de su agresor? ¿Esto se puede deber como nos dijo Alicia Barquero, a que muchas mujeres vuelven con su agresor?

Patricia: es muy importante que a la hora de denunciar lo tengan muy claro, nosotras desde aquí se lo decimos, que si no están cien por cien seguras y no ven el momento de denunciar, que no lo hagan. Hay muchos servicios y recursos que consideran que tú deberías hacerlo por ellas, pero esto es un error, ya que la pones más aún en riesgo.

María: incluso mujeres después de haber denunciado toman la decisión de retomar la relación. Nosotras desde aquí intentamos hacerle ver el tipo de relación que tenia, que no era sana y le damos mucho apoyo, intentamos reforzar su autoestima, etc.

Patricia: además le hablamos del ciclo de la violencia porque tras una ruptura normalmente, sobre todo ellos, acrecientan mucho el tema de la “luna de miel” y les prometen que van a cambiar, que no van a volver a portarse a sí con ellas, que están arrepentidos, hacen actividades domesticas que no hacían antes, de alguna manera tratan de deslumbrar a la mujer. Entonces hay que dejarle claro a ella que este es el ciclo de la violencia y que en todos los casos se repite, es como una serie de patrón de comportamiento que todos los agresores repiten con el fin de recuperarlas. Y que finalmente vuelve a lo mismo, a la violencia.

María: además aquí tiene un peso especial los menores, ya que la mujer toma conciencia de que los menores son también perjudicados y por ellos muchas veces no recaen en esta “luna de miel”. Por otro lado, también las animamos a retomar las relaciones sociales, a que salgan con sus amigos, que no se sientan solas principalmente. Para poder superar esa depresión y que se valgan por sí mismas y no dependan de una pareja. Aquí nunca las juzgamos y siempre les decimos que del “ciclo de la violencia” es muy difícil salir pero que si decide volver con su marido, las puertas del CAVI siempre estarán abiertas y nadie le va a echar nada en cara, si no que siempre vamos a estar con ella cuando nos necesite.

Patricia: es muy importante no posicionarse como profesional desde una actitud de “yo me lo sé todo y tú vienes aquí a pedirme ayuda”, es esencial que ella note que la estamos ayudando y estamos de igual a igual.

Por último, ¿Que le diríais a aquellas mujeres que son víctimas de la violencia de género pero que aún no se han atrevido a venir a este centro o a denunciar su situación de maltrato?

Patricia: yo les diría que no se agobiaran con el tema de la denuncia precisamente, ni que tienen que tomar una decisión inmediata, si no que tienen que buscar un apoyo, asesorarse con gente que sabe sobre este tema y empezar por ahí.

María: Que cuenten lo que les está pasando, que se abran con alguien de confianza, que no se queden calladas porque hay salida. Muchas no se lo cuentan a su familia por miedo de hacerles sufrir o porque piensan que no lo van a entender, además ellos la aíslan hasta tal punto que la dejan totalmente sola, sin amigos. Por lo que tiene que abrirse con alguien. Nosotras somos profesionales que entendemos de su situación, y ella va a ser la que tome las decisiones, aquí nadie la va a presionar ni la va a juzgar, nosotras estamos para ofrecerle ayuda y apoyo. Las puertas del CAVI siempre están abiertas para ellas.

Patricia: que hablen con quien sea, pero que no se queden calladas, porque hay salida.

Por: Aurora Jara