La Generación Z y el cómo está afectando las pandillas

Axel Preuss-Kuhne
Apr 2, 2019 · 4 min read

La Generación Z, como cualquier otra generación de época, provoca cambios en muchos frentes de la sociedad, desde el mercado hasta la vida familiar y privada. Recientemente, el periodista independiente Brendan Pringle analizó la influencia de la Generación Z en la dinámica y futuro de las pandillas, tomando como referencia lo que está aconteciendo en el estado de Texas.

A continuación, Axel Preuss-Kuhne comparte el análisis de Pringle, publicado en la edición web de Washington Examiner del 11 de enero de 2019, con el título While millennials kill Applebee’s, Generation Z is keeping actual gangs alive. Luego Axel, enriquece la reflexión de Pringle con una audaz “radiografía” de la Generación Z, entregada por Bloomberg.com en su artículo Move Over Millennials, It’s Gen Z’s Turn to Kill Industries.

Pringle: La Generación Z y su influencia en las pandillas en el caso de Texas

Según una nueva evaluación de amenazas de pandillas publicada por el Departamento de Seguridad Pública de Texas, los jóvenes pandilleros en el estado están “renunciando a la estructura y reglas tradicionales de pandillas, optando por una menor supervisión organizativa y la libertad de servir en roles de interés propio”.

Los miembros más nuevos están optando por un “enfoque de libre empresa, sin supervisión para sus operaciones criminales”, y no están tan dedicados a sus pandillas como los miembros más antiguos. No creen en seguir con la pandilla de por vida. La regla estricta de “sangre dentro, sangre fuera” ya no es un mandato interno como solía ser.

Los miembros jóvenes han causado cierta fricción dentro de la pandilla de la mafia mexicana de Texas, ya que han estado desmantelando la pandilla desde adentro. Para la pandilla Barrio Azteca, los miembros más jóvenes son oportunistas. Han ignorado las rivalidades anteriores con otras pandillas y cárteles de la droga y se han asociado con ellos para aumentar sus ganancias. Esta evolución ha impulsado su regreso en El Paso, Texas.

También están cometiendo delitos “para disfrutar de las ganancias para sí mismos, sin recibir primero el permiso de los líderes de pandillas”, según el informe.

A estos jóvenes pandilleros no les importa la tradición. A ellos no les importa la lealtad o el honor. Son parte de una pandilla porque creen en su beneficio material.

En general, la Generación Z se preocupa más por la riqueza personal y los bienes materiales que sus antecesores, guerreros de la justicia social basados ​​en la experiencia. Las pandillas entienden esto y parecen abrazarlo por el bien de la autoconservación. El informe señala que las pandillas están reclutando nuevos miembros jóvenes prometiendo cosas como dinero y popularidad.

Se han volcado a los sitios web de medios sociales y videos compartidos para “presumir, reclutar, promover y contradecir”. También se han vuelto más inteligentes cuando se trata de comunicaciones internas. En lugar de enviar mensajes de texto, los miembros utilizan “aplicaciones de mensajería móvil encriptadas para comunicarse de forma privada”, por lo que pueden “frustrar la capacidad de las autoridades policiales para contrarrestar sus actividades delictivas”.

Ahora, ¿quién podría haberlos introducido a esa tecnología?.

La generación Z ha prolongado efectivamente la existencia de pandillas al descentralizar el control e introducir nuevos valores y medios de comunicación. Esto ha llevado a un aumento del tráfico de drogas, el tráfico de personas y las tasas de homicidios.

Bloomberg: Los millennials son viejas noticias… ahora hay que ocuparse de la Generación Z

Se ha acusado a los millennials de matar tantos productos e industrias (taxis, teléfonos fijos, correo postal) que se ha convertido en un foco mediático. Pero los millennials son viejas noticias. Hoy en día, las empresas y los mercadólogos anticipan desesperadamente los caprichos asesinos de la Generación Z o Gen Z, el grupo demográfico nacido después de 1996.

Algunas veces llamados “post-millennials” o “iGen”, Gen Z representa más de una quinta parte de la población de los EE. UU. y es el grupo más racial y étnicamente diverso en la historia de la nación. Son verdaderos nativos digitales que informan que están en línea “casi constantemente”, según un estudio de 2018 realizado por Pew Research Center. Los psicólogos han dicho que su uso de la tecnología ha producido una crisis nacional de salud mental.

Según el informe de 2017 de International Business Machines Corp. y National Retail Federation, más del 70 por ciento de los Gen Z influyen en el gasto de sus familias. Con ese tipo de influencia y miles de millones de dólares en poder de gasto, tienen empresas que luchan por comprender sus deseos.

Resulta que su relación con el dinero ha sido moldeada por la Gran Recesión, dicen expertos.

“Sus expectativas son más bajas, no son tan confiables”, afirma Jean Twenge, profesor de psicología en la Universidad Estatal de San Diego y autor de “iGen”. “No están viendo el mundo a través de lentes de color rosa”.

Son menos optimistas sobre las oportunidades económicas y la deuda estudiantil. Como resultado, a Gen Z le gusta jugar a lo seguro. “Son más reacios a los riesgos que las generaciones anteriores en cuanto a actitudes y comportamientos”, dice Twenge, señalando un estudio que escribió que los adolescentes de hoy en día tienen menos probabilidades de tener sexo o beber.

Aún así, también priorizan la riqueza y los bienes materiales. “En términos psicológicos, es un cambio hacia valores extrínsecos (dinero, fama y riqueza) en lugar de valores intrínsecos, como las relaciones y el sentimiento de comunidad”, dice Twenge.

Written by

Desde 2010, Axel Preuss-Kuhne participó como socio de Robax Investments, en Miami.

More From Medium

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade