Desayunos típicos del mundo

Todo el mundo lo hace y dependiendo del país cada uno a su manera. Lo más importante es no saltarse el desayuno, porque debería aportarte el 25% de la energía total que gastarás durante el día. La palabra desayuno viene del latín “dis-iunare”, que significa romper el ayuno. Y ¿qué se desayuna alrededor del mundo?

Cada país tiene sus ingredientes típicos y se levanta preparado para comer cosas diferentes. Aquí tienes algunos ejemplos por si decides cambiar de hábitos y probar cosas nuevas cada mañana, la vuelta al planeta en 16 desayunos:

  • Desayuno a la inglesa: el típico, bastante calórico y graso, a base de salchichas, panceta, pan, huevos fritos y tomate. Para bajarlo todo, un buen te. No es el más indicado por su gran aporte en grasas, pero no está mal para un día especial o si estás de vacaciones.
  • En Estados Unidos: también se caracteriza por ser un desayuno abundante a base de pancakes (unas crepes más consistentes que las francesas), bacon y jarabe de glucosa y algo de frutos rojos.
  • Canadá: Nada mejor que empezar el día a base de unas bolas de masa hervidas, hechas al horno o fritas rellenas de patata, col, carne y queso, y luego un poco de fruta. Si te quedas con hambre también puedes añadir alguna salchicha y tostadas. Así si que ¡empezarás el día con energía!
  • En Australia: comen “vegemite” con tostadas. Esta pasta se elabora del extracto de levadura de la industria de la cerveza. Se le añaden otros productos que le aportan un gusto salado y con un punto amargo. Aunque no es de la devoción de todos los australianos o neozelandeses, la verdad es que está considerado como un producto nacional. Si vas de vacaciones, no puedes dejar de probarlo.
  • Desayuno a lo cubano: café con leche con un poco de sal y pan cubano tostado con manteca. Y ¡así se aguanta el calor y lo que haga falta!
  • En Brasil: lo típico es comer embutidos y quesos y diferentes tipos de panecillos acompañado con un jugo de frutas -o frutas- o café.
  • Alemania: Salchichas (cada uno a su gusto), algunos quesos y pan. Otra bomba nutritiva con la que podrás aguantar el frío del invierno.
  • Viajamos hasta Marruecos: allí lo que se come para romper el ayuno son diferentes tipos de panes (de sémola, entre otros) con queso o manteca y leche o café con leche o te a la menta.
  • Egipto: El desayuno de elección es el madamas. Una pasta a base de habas, garbanzos, ajo y limon. Se puede cubrir con aceite de oliva, pimienta, salsa de tahini, un huevo duro y verduras.
  • En Portugal: optan por pastas hojaldradas o croissants rellenos de dulce o también salados; el café tampoco falta.
  • Mientras que en Francia: Triunfa el croissant o el pain au chocolat , pero también los éclaires y en general cualquiera de las delicias que puedes encontrar en las pastelerías. Son los reyes del dulce. Y todo acompañado de café.
  • Otras opciones más picantes empiezan en México: Nachos, queso y frijoles siempre presentes. Se pueden encontrar desayunos a base de carne y todo con el toque bien picante que caracteriza a sus paladares.
  • Tailandia: Siempre tendrás carne, diferente según la zona, mezclada con avena y vegetales para acompañar y aderezadas con salsas picantes o agridulces.
  • En Mongolia: El cordero es el rey del desayuno; hervido con grasa y harina va acompañado con algún lácteo, arroz o verduras. Dependiendo de la zona se come carne de caballo. No es lo mejor para estar a dieta, pero es muy energético.
  • ¿Por qué no en Ghana?: Un desayuno bien diferente a base de waakye, una mezcla de arroz con sus frijoles autóctonos, que se puede comprar en todas partes. Quizás no es a lo que estás más acostumbrado, pero al menos, tiene pocas grasas para empezar el día.
  • Y acabamos en China: donde no hay mucha diferencia entre lo que puedes encontrar para comer y cenar. La mayoría de comidas que se hacen al día son a base de arroz, fideos finos, pollo y verduras salteadas.

¿Ya estas listo para empezar tus días de maneras diferentes?

Que empieces bien el día ¡con toda esta energía!

Fuente: Tu al dia

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.