Dilema

Por donde comenzar... Han pasado tantas cosas en las últimas semanas… Meses atrás me contactó un Laboratorio de doblaje. Para participar en una serie de mucho auge, y que sin imaginarlo se volvió todo un fenómeno en Latinoamerica. Antes de que todo este boom iniciara, yo trabajaba humildemente en mi casa. Sin la existencia de Fans, solo me evocaba a hacer visitas a los lugares donde debía entregar el trabajo y recogerlo. Todo este tiempo pensé que me había convertido en una sombra, que colaboraba en backstage, siendo parte del anonimato, me consideraba una persona feliz. Además, debía trabajar enormes cantidades de traducciones y adaptaciones, tenía que invertirle semanas, meses, años completos para poder obtener a lo que llamamos una “paga considerable” o decente. Hasta que por azares del destino dejo de ser anónimo. Y la gente descubrió quién estaba detrás de esto. Se me hizo fácil aceptar toda esta euforia colectiva, formar parte de ella y les voy a decir algo, fue un remolino de sentimientos encontrados. Digamos que por una parte me gusto porqué me hicieron ver que formaba parte de la esencia de este fenómeno y en cierta manera mi trabajo fue reconocido por mucha gente. Naturalmente, hubo opiniones y criticas duras, por haber cometido errores del pasado, y eso es totalmente comprensible. Siempre lo he dicho, somos humanos y no máquinas. Pero, el control del ego es la clave, ya que, es el único que te permite ver más allá, o dejarte ciego y seguir un camino lleno de soberbia. Y por otra parte, debo admitir que me aterró, me dio miedo. Ver tanta gente, contestar todos esos mensajes por Twitter o verme obligado a darles like, sentí que no era yo. Dentro de mi, me dije: -¡Hey! ¿Realmente esto es lo que buscas? ¿Sientes alguna satisfacción? ¿Esto te hace sentir feliz? Fue tanta la presión, paranoia, rechazo, incomodidad, que estuve a punto de suspender mi cuenta. Durante esos escasos minutos de desesperación extrema, lo intenté, sin obtener resultados efectivos. Y fue ahí cuando vino la resignación total. ¡Oh dios! ¡Además de las llamadas de atención por parte del laboratorio de doblaje, por dar una noticia de manera prematura y torpe, debo ser más recatado porqué no tengo la menor idea como esté la situación y las negociaciones! Dejé que las cosas fluyeran y contestar apropiadamente los mensajes y darles un like y seguir con mi vida. Aún así, dentro de mi sigue existiendo la idea de “No busco la popularidad sustentada por una obra que mucha gente usa para beneficio propio y de ahí volverse un falso ídolo” Eso va en contra de mi ideología. ¡Señores, Señoras, yo solo hago mis negociaciones y pongo manos a la obra al proyecto! No voy a negar que soy sumamente apasionado y trato de darle estilo y aplico la magia para mantener esa conexión especial entre el espectador y la obra, porque eso es parte de mi trabajo. Mi misión aquí, es involucrar al espectador de tal manera para que encuentre y se identifique con la obra y para eso, hay que dedicarle muchas horas de trabajo y dedicación e investigación. Pero poca gente entiende eso… y mi punto aquí no es aclararlo, simplemente… ES… como parte de toda esencia.

Bien… creo que terminaré este escrito aquí porque debo cumplir con suficientes deberes el día de hoy… nos vemos en el próximo puñado de letras….

Like what you read? Give Asterbriant Ayerlborne a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.