#NoALaAdopciónGay: el Trending Topic del prejuicio.

Hoy es Trending Topic en Twitter #NoALaAdopcionGay.

Hay que combatirlo con #SiALaAdopciónGay y #LeyNacionalDeAdopciónYA .

En primer lugar, porque la adopción entre personas del mismo sexo, hoy, en Argentina, ES LEGAL. Según el artículo 599 del Código Civil y Comercial: El niño, niña o adolescente puede ser adoptado por un matrimonio, por ambos integrantes de una unión convivencial o por una única persona. El artículo 402, por otra parte dice “Interpretación y aplicación de las normas. Ninguna norma puede ser interpretada ni aplicada en el sentido de limitar, restringir, excluir o suprimir la igualdad de derechos y obligaciones de los integrantes del matrimonio, y los efectos que éste produce, sea constituido por dos personas de distinto o igual sexo.”

Cualquier pareja conformada por personas del mismo sexo PUEDE ADOPTAR. Y que así sea, cosa de que la visibilidad traiga mayor aceptación.

En segundo lugar, no hay argumentos sólidos para sostener la idea de que puede afectar el corrector desarrollo de un niño. La mayoría de esos argumentos se basan en prejuicio y claman por la idea de “mama y papa” como única forma correcta de criar a un hijo. No tiene en cuenta la existencia de otros tipos de familia. Criado solo por padre, solo por madre, por un hermano, por quien sea, no hay mucha vuelta que darle. La crianza no tiene orientación sexual porque el amor filial no tiene orientación sexual. Una buena crianza implica amor y comprensión, no necesariamente tener una mama que hable de menstruación y un papa que hable de putas. Es cuestión de ver un poquito más allá.

En tercer lugar, si el problema es que el niño pueda llegar a ser discriminado porque los padres son “Putos”, “Tortas” o “Travas”, el problema no es de los padres adoptivos ni del infante adoptado, sino de la sociedad en general. Si eso genera preocupación, la verdadera forma de combatirlo es buscando generar conciencia y respeto por la diversidad. Hacer que la mayoría acepte a la minoría y no que la minoría se haga a un costado para no incomodar. Así no funciona el término “tolerancia” ni “respeto” en una sociedad.

Por último, es necesario tener una ley nacional de adopción actualizada, útil y eficiente. No el sistema de mierda que tenemos. Porque los chicos institucionalizados crecen, la aspiración de adoptar “mientras más menor mejor” les achica las posibilidades y terminas con pibes y pibas habiendo vivido su vida en un hogar de tránsito. Y no con una familia. Ahí está el problema. Que vivamos en una sociedad tan enferma que los niños y niñas sin familia importen SOLO cuando pueden darle a una minoría los mismos derechos que tiene la mayoría por default, y sin mucha autocrítica.

Una última reflexión: biológicamente, no hay posibilidades de que hombres y mujeres tengan hijos sin depender del sexo opuesto. Todo esto es una cuestión biológica. Que no debería incidir en la capacidad de ser padres y madres. Porque “Madre” y “Padre”, además de títulos sanguíneos y biológicos, son en realidad una construcción social. Con lo cual, dado que no nos reproducimos cuando estamos en celo, dado que tenemos sexo por placer, dado que somos seres RACIONALES y no animales, podemos empezar a pensar un poco más allá de las cuestiones biológicas. Sin embargo, no voy a dejar de hacer una crítica un poco de clase a la cuestión: Si existen niños en el sistema adoptivo, es consecuencia, en la gran mayoría, de abandono de padres y madres heterosexuales.

Si sos heterosexual, preocupate primero de pensar en la educación sexual a la hora de hacer juicios sobre la capacidad de las personas LGBT de ser padres y madres. Mirá cuantos casos de abandono de familias heteroparentales existen. Compará. Pensá en que el interior superior del niño no pega mucho con seguir perpetuándolo como un número antes que dejarlo ser parte de una familia con dos padres o dos madres. Mira y juzga al que consideras “Igual” antes de atacar al “distinto”, porque estas errando feo.

Los “distintos” queremos ser familia, darle una oportunidad de tener familia a quien el destino se la negó, no destruirte el sueño de poder y hegemonía. ¡Media pila!

Fun fact: Stalin también.
Like what you read? Give Ayrton Zazo Girod a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.