Las Araucarias

Millones de años atrás La Patagonia tenía mucha variedad y cantidad de formas de vida. Había dinosaurios gigantes que comían toneladas de plantas, otros dinosaurios carnívoros que subían en la cadena alimenticia mientras pequeños dinosaurios, voladores plumíferos se animaban a cantar animados por aquel hermoso lugar. De manera paulatina algo cambió y al territorio le llegaron climas más fríos, mares más inquietos, y vientos más abrasivos. Los animales que pudieron emigraron o se adaptaron de manera diferente que las plantas. Desde entonces los árboles patagónicos no son como el resto de los árboles del mundo.

Si en el norte hay gigantescas secuoyas; En la patagonia encontramos al gigante Alerce patagónico (Fitzroya), ambos convergieron por selección natural, cada cual en una distinta, pequeña y única región del planeta.

Sequoya de Norte América . Fitzroya de Sudamérica

Mientras en los bosques boreales se encuentran Hayas en la patagonia se encuentran Coihues y así la botánica lista de especies convergentes. Repasando esta lista los invito a detenernos en una variedad en particular: Las Araucarias.

En la primer imagen podrán observar una especie joven de araucaria y una de sus ramas, noten que este árbol tiene un sistema de brazos abiertos al cielo y sus hojas pequeñas y pinchudas. La imagen siguiente muestra un pino, con sus ramas cayendo en el extremo y sus hojas transformadas completamente en agujas. Los invito a que hagan el ejercicio de diferenciar los pinos de las araucarias en cualquier paseo o recorrido y notaran la diferencia, ambas son muy elegantes.

Yo trabajo en Lanus, y en el camino de regreso paso habitualmente por esta esquina. Siempre observo a estos dos árboles, a los que vi crecer juntos, uno es un especie de pino y la de atrás una especie de Araucaria. Con la práctica es fácil diferenciarlas en cualquier lado.

Una gran superficie el hemisferio norte se cubre con pinos, mientras en el sur hay bosques nativos de araucarias no de pinos a pesar que se observan muchos pinos los que vemos han sido plantados por los hombres. Los pinos solo eran del norte planetario y su equivalente del sur son las araucarias. Sabemos que al trasladar una semilla de araucaria a una zona de pinos crecerá y tendrá las condiciones para prosperar y viceversa.

Es curioso que este movimiento a lo largo de tanto tiempo no haya ocurrido. Las semillas y el polen de los pinos jamás se cruzaron con las araucarias? Qué es lo que les impidió cruzar de norte a sur mientras se trasladan fácilmente de oeste a este en el planeta, mutando y adaptándose a cada región?

Bueno veamos esta imagen, está tomada un día despejado desde un satélite, vemos a la patagonia que está dividida en dos, la parte occidental húmeda y la parte oriental seca, división que se evidencia a partir de las altas cumbres que de norte a sur la recorren. Observemos que el sentido de los vientos no puede ser cualquiera, la masa de aire viene con velocidad desde el océano pacífico y su humedad se condensa al elevarse en las altas cumbres, si hubiera vientos de cualquier otra región llevarían humedad a la zona de la patagonia argentina.

Este sentido único de movimiento atmosférico queda en evidencia cuando uno de los tantos volcanes de la cordillera entra en erupción pues las cenizas siempre van hacia el este. También se nota este efecto en el tiempo de vuelo de la ruta aérea Buenos Aires — Mendoza, el avión demora unos minutos más de Bs.As. a Mendoza y menos en el otro sentido.

Supongo que estos vientos existen desde hace millones de años y que su franja de recorrido depende fuertemente del eje de rotación de La Tierra. Vale aclarar que se trata de franjas o grandes masas de viento predominantes, dentro de las mismas hay remolinos, movimientos térmicos, ascensos y descensos, en definitiva toda una variedad de movimientos atmosféricos que generan vientos circunstanciales desde cualquier dirección, pero son estos grandes movimientos de aire los predominantes los que alteran la vida de una región.

Observando la vegetación de nuestro planeta se puede ver que la tierra tiene tres de estas grandes franjas de vientos predominantes, así como el planeta Júpiter tiene muchas franjas que se cruzan en sentido opuesto y en algunas regiones generan esas manchas característica, en la tierra tenemos tres grandes franjas y supongo que cuando se chocan se enroscan generando los huracanes.

La ecuatorial o central es una franja que va del este hacia el oeste de manera permanente y las dos meridionales que van de oeste a este, osea en el sentido contrario. El ancho de esta franjas se modifican de invierno a verano pero la dirección se mantiene constante y es perpendicular al eje de rotación de la tierra.

Las araucarias se han distribuido y prosperado por todo el hemisferio sur, tanto en Sudamérica como en Oceanía arrastradas por esa gran corriente atmosférica sin poder cursarlas.

El paisaje patagónico tiene opuestos según la posición del espectador: exaltación con dureza, paraíso con enojo, su esencia tiene la belleza de su origen, algo divino en sus habitantes naturales, la rebeldía de las araucarias está ahí presente de alguna forma, ellas están antes que los dinosaurios y alimentaron a los mapuches contra los conquistadores.

Seguirán con mucho para decirnos en referencia a su singular ubicación planetaria.

Like what you read? Give Alejandro Baldonccini a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.